fbpx

El tren es uno de los medios de transporte más ecológicos que existe en la actualidad, pero podría serlo aún más si funcionara con una fuente de energía renovable. Este ha sido el objetivo de distintas empresas durante los últimos años, que han sacado al mercado modelos de trenes híbridos que se mueven con energía solar y combustibles fósiles.

yoigo

El principal problema para crear un diseño completamente sostenible es la falta de potencia, pero los últimos avances nos invitan a ser muy optimistas de cara al futuro.

¿Cuál es el primer tren solar del mundo?

El primer tren solar del mundo comenzó a funcionar oficialmente en diciembre de 2017 en Byron Bay, una pequeña localidad costera situada al norte de Sydney (Australia). Tiene una velocidad media de 50 kilómetros por hora, alcanzado un máximo de 115. Y aunque su recorrido apenas llega a los 3 kilómetros, la mayoría de los usuarios afirman que se trata de una experiencia única.

El centenar de plazas del tren están casi todas ocupadas en los trayectos diarios y durante el fin de semana es normal que haya largas listas de espera. Por lo tanto, aunque el proyecto no ha recibido ayudas públicas y tardará un tiempo en recuperarse la inversión, el éxito de la iniciativa ha animado a otras empresas del sector.

¿Cómo funciona este tren sostenible?

El Byron Bay está formado por un único convoy con dos vagones, reutilizando un tren que hasta hace unos años funcionaba mediante un motor diésel. Las modificaciones incluyen placas fotovoltaicas y baterías para operar de forma autónoma con la energía solar captada. Además, este tren se alimenta de las placas solares que hay instaladas en los tejados de las estaciones y dispone de un motor de gasoil para casos de emergencia. En marzo de 2018 comenzaron los primeros viajes nocturnos, por lo que el sistema incorporó una serie de baterías eléctricas de refuerzo para garantizar el suministro.

¿Qué velocidad puede alcanzar un tren solar?

Como hemos visto, el tren solar de Byron Bay puede alcanzar una velocidad máxima de 115 kilómetros por hora. Sin embargo, existen otras propuestas mucho más ambiciosas (y futuristas) como el Hyperloop, un tren impulsado por energía solar en una plataforma con forma de tubo.

Los desarrolladores quieren conseguir una velocidad de 1.220 kilómetros por hora, muy cercana a la barrera del sonido, para conectar Los Ángeles y San Francisco en menos de media hora.

Ventajas de los trenes que funcionan con energía solar

La sostenibilidad del medio ambiente es uno de los puntos que más preocupan a nuestra sociedad, que tiene su reflejo en la apuesta decidida de la Unión Europea por las energías renovables. De hecho, se estima que la energía solar evita la emisión a la atmosfera de más de 2.000 toneladas de dióxido de carbono al año, un gas que es el principal responsable del efecto invernadero y el cambio climático.

¡Un #tren que no utiliza combustibles fósiles! ♻? Clic para tuitear

Además de ser una energía limpia y sostenible, otra de las grandes ventajas es que no tenemos que depender de los combustibles fósiles. En este sentido, algunos países como la India han comenzado a implementar la tecnología solar en sus trenes para limitar el consumo energético, debido en parte al gasto exagerado que produce el aire acondicionado de los vagones.

Deja un comentario