fbpx
Medio Ambiente

Características principales de la arquitectura bioclimática

Es posible que llevéis un tiempo oyendo hablar de la arquitectura bioclimática, pero es que ahora que al fin ha dado el salto a las casas y edificios privados la cosa va a ir todavía a más. De ahí que la hayamos elegido como el tema principal de hoy, ¡para que sepáis exactamente lo que es y por qué vais a terminar viviendo en un hogar así!

Energygo

¿Qué es la arquitectura bioclimática?

Cuando hablamos de arquitectura, lo primero en lo que pensamos es en soluciones habitacionales. En ladrillo y hormigón. En grandes moles plantadas en mitad de las ciudades cuyo único objetivo es que podamos guardar nuestras cosas y dormir bajo techo, ¿pero y si hubiese una forma mucho mejor y menos fría de hacer las cosas? La arquitectura bioclimática no solo busca levantar un edificio, sino hacerlo de forma acorde con el entorno que le rodea. Quiere que vivamos a gusto, pero a su vez que lo hagamos también de la manera más eficiente.

Por eso tiene en cuenta todos los factores posibles a la hora de ahorrar energía, utilizar fuentes renovables o elegir uno u otro diseño en función de las necesidades de cada enclave. Dentro de esta forma de construir entran, por ejemplo, las casas pasivas de las que ya os hemos hablado en alguna ocasión. Edificios que tienen en cuenta aspectos como su orientación para sacar el máximo partido a sus propiedades,, que beben de la naturaleza para darnos una vida mucho mejor… ¡tanto a nosotros como a ella!

¿Cuáles son las características de la arquitectura bioclimática?

La mejor forma de entender arquitectura y bioclimática como un matrimonio perfecto dentro de la definición de arquitectura bioclimática es conocer sus principales características. Para nosotros, estas son clave a la hora de comprender un concepto cada vez más presente en nuestro día a día:

La elección de materiales, clave

Los nuevos modelos de arquitectura bioclimática en un entorno sostenible requieren de una mejor selección de materias primas con las que trabajar. No basta con elegir las más económicas, ni las que consideremos que son de mejor calidad. Ahora hay que elegir las mejores en función de sus características, y para eso resulta vital tener muy en cuenta el lugar en el que se va a construir.

Los proyectos de arquitectura bioclimática deben contar con componentes que garanticen un equilibrio térmico en el interior de la vivienda durante todo el año, pero eso no es lo único en lo que debemos fijarnos. Los materiales elegidos tienen que aislar del ruido exterior, así como prevenir la humedad o la presencia de agentes contaminantes.

Climatización natural, uno de sus principales valores

Contar siempre con la misma temperatura, haga sol, llueva o truene, es una auténtica maravilla. Esto se consigue a base de materiales, como ya os hemos contado, pero también con otras herramientas. Techos elevados, renovación de aire, elementos exteriores como toldos o pérgolas… Lo poco más que cuesta construir una vivienda de este tipo se ve ampliamente compensado por las ayudas para el consumo de energías renovables y lo que dejamos de gastar en luz, gas o climatización.

Estéticamente son modernas y preciosas

Al final, por muy respetuosa que sea la arquitectura bioclimática, tenemos que vivir en sus creaciones. Por fortuna, la gran mayoría de los materiales que están utilizándose en la actualidad permiten un amplio rango de personalización en dichos hogares, lo que es una gratísima noticia para todos. De ahí que cada vez sean más los que estén buscando dónde estudiar arquitectura bioclimática, ¡trabajo asegurado para las próximas décadas en cualquier parte del mundo!

¿Cuál es el objetivo de la arquitectura bioclimática?

Ahora que ya sabemos qué se entiende por arquitectura bioclimática, resulta mucho más fácil abordar cuál es su meta. El objetivo es que vivamos en una mayor comunión con nuestro entorno. Que disfrutemos de todas las comodidades deseables, pero sin que nuestro planeta tenga que pagar un alto peaje por ello

Yoigo Custom

Al final, lo más importante a la hora de hablar de arquitectura bioclimática pasiva es comprender que el fin es construir un edificio que sea capaz de adaptarse por sí mismo a las exigencias de cada estación del año. De esta forma nunca tendremos que volver a preocuparnos por las facturas o la contaminación. Tan solo tendremos que preocuparnos de vivir, que se dice pronto.

Ejemplos de proyectos de esta arquitectura sostenible

Como de costumbre, la mejor forma de entender qué es la arquitectura bioclimática es ver algún ejemplo, ¡por eso os traemos dos de los mejores de España!

Torre Iberdrola

Si has estado en Bilbao la has visto, aunque quizás no sabías que es uno de los principales ejemplos de arquitectura sostenible de España. Tiene 41 plantas, está a tiro de piedra de multitud de transportes urbanos y tiene aparcamiento para cerca de un centenar de bicicletas. Eso sí, el transporte hasta allí no es lo único que sus arquitectos decidieron cuidar.

Está pensada para que haya distintos ambientes climáticos en función de la planta, y si alguna no se usa… ¡se desconecta y listo! Además, destina un 20% de sus zonas libres a espacios verdes.

Parque Tecnológico Palmas Altas

Pertenece a la multinacional andaluza Abengoa y está ubicado en Sevilla. Consta de cerca de 110.000 metros cuadrados divididos en varios edificios ubicados de forma que todos ellos queden iluminados prácticamente por completo por luz natural y renueven su aire de forma completamente automática. Por si esto fuera poco, la mayoría de sus sistemas funcionan con energía solar, pilas de hidrógeno y otras energías renovables. Un ejemplo para el mundo entero.

¿Por qué es tan importante la arquitectura bioclimática?

La importancia de la arquitectura bioclimática radica en que al fin nos hemos dado cuenta de que no podemos seguir como hasta ahora. No podemos poner la calefacción durante todo el invierno, ni el aire acondicionado cada vez que haga un poco de calor. Han tenido que llegar varias crisis económicas encadenadas para que nos hagamos conscientes, pero cualquier excusa es buena a la hora de tomar consciencia de que nuestros problemas van más allá del dinero.

Tenemos la responsabilidad de dejar un mundo mejor para los que están por llegar, y cada granito de arena cuenta. Iniciativas como el cohousing han nacido de la nueva conciencia de que no podemos quedarnos impasibles ante lo que está ocurriendo a nuestro alrededor. Debemos esforzarnos en utilizar únicamente la energía que de verdad necesitamos, y la arquitectura bioclimática nos da todas las herramientas para conseguirlo.

Deja un comentario