fbpx

Lo más probable es que, si habéis llegado hasta aquí, hayáis escuchado hablar del pacto verde europeo y queráis saber qué es exactamente, ¿a que sí? Tenemos la gran suerte de formar parte de la generación que, esta vez sí, va a impulsar el cambio. Este acuerdo entre todos los países miembros de la Unión Europea es histórico y persigue un objetivo que nos agradecerán todos los que vengan detrás. Tenemos que recuperar un planeta al que hemos puesto al borde del abismo, y tenemos tan solo 30 años para conseguirlo. ¡Hoy, en E-renovables, os contamos cómo va a hacerse!

Energygo

¿Qué es el pacto verde europeo?

El pacto verde europeo es la reacción de la Unión Europea, tras meses de inactividad a causa de la pandemia de coronavirus, a un problema que llevamos décadas arrastrando. La transformación digital y económica es inevitable, pero debe darse en unos términos muy concretos. Necesitamos que la economía de la eurozona sea una economía verde. Que los éxitos industriales dejen de medirse únicamente en rentabilidad y lo hagan, sobre todo en sostenibilidad. Para conseguirlo, el pacto verde europeo alcanzado por la Comisión Europea invertirá un billón de euros durante la próxima década.

En efecto, un millón de millones, y la cosa ya ha empezado. Y es que los 750.000 millones de euros del plan de emergencia contra el coronavirus no saldrán gratis. Las naciones tendrán que ceñirse a lo acordado en el pacto verde europeo, y tendrán que hacerlo desde ya mismo. ¿Que cómo afecta este pacto verde europeo a España? Recibiremos algo más de 140.000 millones de dicho fondo, más que ninguna otra nación en proporción a nuestros habitantes. Más nos vale ir poniéndonos las pilas con lo de la transición energética y el fomento de empleos verdes

Objetivos del pacto verde europeo

¿Y a qué viene todo este jaleo acompañado por un desembolso sin precedentes en Europa? Pues a que estamos muy cerca del punto de no retorno en lo ecológico y toca ponerse serios. Hoy os contamos por qué, de una vez por todas, el viejo continente ha decidido ponerse a trabajar para lograr un fin común. Y, sobre todo, qué objetivos se busca conseguir.

Velar por la riqueza de la biodiversidad de nuestro continente

La biodiversidad es una de las que más está sufriendo el cambio climático. Son cientos las especies las que se extinguen cada año, y con ellas nuestra posibilidad de mantener una dieta rica y variada, o de encontrar la cura contra múltiples enfermedades. Muchas de las medidas tomadas por la Unión Europea en el pacto verde europeo van precisamente en este sentido.

Garantizar que haya alimentos para todos, y que estos sean de calidad

No solo por la contaminación. El  pacto verde europeo agricultura también afecta al sector primario por la enorme necesidad que la humanidad tiene de producir alimentos saludables para todos. Nadie debe pasar hambre, y el hecho de que tengamos que comer no puede afectar negativamente a nuestro planeta. El objetivo no es sencillo, pero conseguir unos sectores ganaderos y agrícolas 100% sostenibles se ha convertido en una de las principales obsesiones de la Unión.

Alcanzar la neutralidad climática del continente

Es el último de los objetivos que se pretende alcanzar gracias al pacto verde europeo, pero también el más ambicioso. Y tiene todo el sentido del mundo, porque para llegar a él no solo deben cumplirse todos los demás, sino que deben mantenerse en el tiempo. En 2050 no solo habrá muchos países europeos, como España, que deban funcionar por completo con energías limpias. Además, el objetivo es que para entonces Europa haya conseguido convertirse en el primer continente climáticamente neutro del mundo. O lo que es lo mismo, que las actividades de los países miembros de la unión no afecten negativamente para nada a la atmósfera.

Es un objetivo ambicioso, desde luego, pero nadie dijo que sería fácil. Eso sí, ¡los efectos que se pretende conseguir bien merecen cada esfuerzo!

Principales medidas y acciones del pacto verde europeo

No están todas las que son, pero sí que son todas las que están. La Comisión Europea ha impuesto un buen número de medidas y acciones a cumplir para alcanzar el objetivo del pacto verde europeo, y estas son algunas de las principales.

Yoigo Custom

Destinar un billón de euros a estos menesteres

Aprovechando el enorme desembolso que ha tenido que hacer para paliar los efectos del coronavirus, la Unión Europea ha decidido ponerse seria. Invertirá un millón de millones de euros en los próximos 10 años para cumplir los objetivos del pacto verde europeo de aquí a 2030. De este modo, los países no podrán decir que no cumplen por imposibilidad.

Exigir a las naciones que aporten lo que le corresponde a cada una

Por mucho que algunos países crean lo contrario, la Unión no puede operar por ellos. Cada país tendrá que aplicar sus propias medidas para alcanzar una cuota aceptable de emisiones de aquí a 2030. Es por eso que todos los estados miembros se han visto obligados a tomar medidas restrictivas dentro de sus territorios.

Revolucionar el sector industrial, la transición energética debe ser justa para todos

Europa es consciente de que la transición a una economía verde no será igual de sencilla para todas las empresas. Por eso destinará 100.000 millones de euros hasta 2027 destinados, entre otras cosas, a que las compañías para que la transición a una tecnología baja en carbono resulte atractiva. ¿Para qué? Para invertir en ella, por supuesto, ¡y para funcionar de un modo mucho más verde!

Ámbitos de actuación del plan europeo por el clima

Los frentes de esta particular batalla del pacto verde europeo son muchos y muy variados. Aunque, bien pensado, todos ellos son cuestión de pura lógica. Ahora solo falta que tras la aprobación del pacto verde europeo nos pongamos todos manos a la obra. ¡Os contamos cuáles son!

Protección de la biodiversidad

Aspectos como la contaminación y el cambio climático están acabando con la biodiversidad de nuestro planeta. Si no hacemos nada por remediarlo, pronto no tendremos ni la mitad de la riqueza animal ni vegetal de la que disfrutaron nuestros antepasados. Y esto, que puede no preocupar en exceso a algunos, puede hacer, por ejemplo, que dejemos de tener soluciones médicas contra temibles enfermedades. O que empiece a haber escasez de alimentos.

De ahí que el pacto verde europeo llegue en el mejor momento posible, aunque lo cierto es que no se nos ocurre un momento malo para ello. Recoger unas medidas para proteger nuestro frágil ecosistema era tremendamente necesario. Tenemos un 60% menos de animales salvajes que hace 60 años, y cerca de un millón de especies están en peligro de extinción. Por eso se ha decidido marcar unas metas a cumplir con el pacto verde europeo biodiversidad:

  • Proteger al menos el 30% de los suelos y los mares de la Unión Europea.
  • A la vez, ir restaurando en todo el continente los ecosistemas marinos y terrestres degradados.
  • Invertir la nada desdeñosa cifra de 20.000 millones de euros para estos y otros objetivos relacionados con preservar la biodiversidad.
  • Poner al organismo comunitario a la vanguardia de esta lucha por salvaguardar la biodiversidad.

Cadena alimentaria sostenible

La forma en la que nos alimentamos se ha convertido en una de las máximas preocupaciones de la UE. Necesitamos alimentos de calidad, y necesitamos acceder a ellos contaminando lo mínimo posible. Ya hablamos un poco sobre esto en nuestro post sobre la smart farming. Ahora, el pacto verde europeo aboga por darle mayor importancia aún con su programa “de la granja a la mesa”. Consumir productos de cercanía no solo resulta más saludable para nosotros, también para el planeta, ¡e incluso para la economía!

Hacia una agricultura sostenible

Si quiere funcionar como un único ente en lo económico, también debe hacerlo en lo político. Por eso, la UE pretende aplicar una política agraria común que garantice la sostenibilidad en las zonas rurales y la agricultura. Si en Europa no somos capaces de producir al mismo ritmo que consumimos… mal vamos.

Mayor uso de energías limpias

Uno de los más ambiciosos pacto verde europeo objetivos es el de eliminar, en la medida de lo posible, el consumo de fuentes energéticas no renovables. Los combustibles fósiles, los reyes del cotarro, no solo son finitos, sino que contaminan una auténtica barbaridad. Si de todos modos van a terminarse un día, ¿no será mejor que nos despidamos de ellos de motu propio y encontrando alternativas de energías limpias viables? En nuestro país, el pacto verde europeo España ya está en marcha: se prevé que, para 2050, el 100% de la energía que utilicemos sea energía limpia.

Sector industrial sostenible

Los gases emanados a la atmósfera durante el proceso industrial son grandes culpables de la situación a la que hemos llegado. De ahí la necesidad de conseguir un sector industrial sostenible y que, por ejemplo, no deje de hablarse de pacto verde europeo economía circular. Debemos funcionar con energías limpias, sí, pero también minimizar el daño que le hacemos a nuestro planeta en la extracción de materias primas. Si aprendemos a reciclar y ha reutilizar nuestros recursos, nos irá muchísimo mejor.

Sector de la construcción comprometido con el medio ambiente

La construcción es uno de los sectores más importantes de nuestra economía, pero también uno de los menos limpios. Conseguir que este tipo de empresas se ponga las pilas en este sentido es clave para conseguir afrontar los nuevos retos que se nos presentan.

Medios de transportes sostenible

Uno de los puntos más calientes del pacto verde europeo o Green Deal. ¿Cómo reducir las emisiones sin limitar la movilidad entre territorios? Mientras seguimos a la espera de la evolución de sistemas como el revolucionario Hypeloop, este será uno de los grandes dolores de cabeza del pacto europeo por el clima.

Reducción de la contaminación

Tan importante es contaminar menos, o incluso llegar a no contaminar, como aprender a eliminar la contaminación ya existente. La hay de muchos tipos, y el pacto verde europeo deberá buscar la mejor manera de acabar con todas ellas.

Continente climáticamente neutro

Un 55% menos de emisiones de gases invernadero en 2030. El 100% en 2050. Europa se ha propuesto el reto de convertirse para entonces en el primer continente del mundo climáticamente neutro. O lo que es lo mismo, que no incida para nada en el calentamiento global. El reto es complicado, pero los pacto verde europeo objetivos bien lo merecen.

Plan del objetivo climático para 2030

El pacto verde europeo busca cumplir el plan del objetivo climático para 20130. ¿Y eso qué es exactamente? Digamos que el año 2030 es la primera para hacia 2050, momento en el que la Europa quiere ser el primer y único continente climáticamente neutro del mundo. Eso sí, esto no se consigue de la noche a la mañana, hay que ir paso a paso. Por eso, la UE se ha marcado una serie de metas a alcanzar en una década… y el cronómetro ya ha echado a andar.

  • Tomando como referencia las mediciones de 1990, para 2030 la Unión quiere haber reducido sus emisiones de gases con efecto invernadero hasta en un 40%.
  • Para entonces, debemos haber alcanzado la cuota del 32% en el uso de energías renovables.
  • Otra de las batallas emprendidas por la Comisión Europea, la eficiencia energética, debe ser incluso superior a la de las energías limpias. Para 2030 debemos haber alcanzado una cuota del 32,5%, ¡y subiendo!

Pertenecer a un organismo como la Unión Europea significa mucho más que poder exigir en periodos complicados. Hay que estar a la altura. Por ello, además del plan comunitario, cada nación tiene la obligación de adoptar sus propios planes con el objetivo de cumplir sus obligaciones dentro de lo pactado.

Las claves sobre el pacto verde europeo

Entonces, en resumidas cuentas, ¿qué podemos esperar del pacto verde europeo?

  1. Una inversión nunca vista para disminuir de una vez por todas las emisiones de gases invernadero en el viejo continente.
  2. Una lucha sin igual por mantener a salvo la biodiversidad europea.
  3. Un esfuerzo titánico para conseguir, de una vez por todas, que la transición hacia una economía verde sea una realidad asumible.
  4. La disminución de un 40% de las emisiones durante los próximos 10 años, hasta 2030. Y una escalada sin igual hasta 2050 para alcanzar el objetivo de ser el primer continente en alcanzar la neutralidad climática.
  5. Una comunicación pacto verde europeo más transparente que nunca. Nos van la vida y el bienestar en ello.

En definitiva, empezar a hacer bien las cosas de una vez por todas. El pacto verde europeo es un comienzo, pero ahora es a los estados, al tejido empresarial y a la ciudadanía a los que les toca demostrar que sí se puede.

Deja un comentario