fbpx

¿Qué es la etiqueta energética de un electrodoméstico?

Es aquélla que indica si un electrodoméstico es más o menos eficiente. Es decir, que es donde debes consultar si el uso de ese aparato te va a salir más o menos caro en tu factura eléctrica, ya que te da información sobre el consumo que realiza esa lavadora, ese frigorífico o ese televisor.

Energygo

¿Qué significan las etiquetas de los electrodomésticos?

Ya sabes lo que es la etiqueta energética pero a lo mejor no tienes claro cómo realizar una lectura correcta de la información que contiene.

Bien, la etiqueta energética de tu lavadora te indica su calificación energética en base a una escala que evalúa su consumo. Así puedes comparar un mismo electrodoméstico para saber cuál consume más y poder realizar la compra más eficiente.

Las etiquetas energéticas actuales catalogan cada electrodoméstico en función de una escala de calificación energética compuesta de siete letras correlativas que van de la A a la G, en orden de mejor a peor calificación energética.

¿Para qué sirve la etiqueta energética?

Hay siete clases de eficiencia que se identifican por un código de letras y colores, siendo el verde y la letra A los más eficientes y el rojo y la letra G los menos eficientes.

¿Y la etiqueta energética para qué sirve? Tener una buena nota significa que ese electrodoméstico es más eficiente, es decir, que consume menos y que, por tanto, te ayuda a ahorrar en tu factura de la luz.

¿Qué electrodomésticos deben llevar el etiquetado energético?

¿Es obligatoria la etiqueta energética? La normativa europea dice que los electrodomésticos deben llevar esa pegatina adherida en la que se informe a los usuarios sobre el consumo que realiza dicho aparato. Ahora es obligatoria en un grupo de productos pero, poco a poco, tras el reciente cambio de normativa, se irá incorporando al resto de aparatos domésticos obligatorios. ¿Cuáles deben llevar obligatoriamente ese etiquetado?

  • Aparatos de aire acondicionado
  • Calentadores de agua
  • Congeladores
  • Frigoríficos
  • Fuentes de luz (lámparas y bombillas)
  • Hornos
  • Lavadoras
  • Lavavajillas
  • Secadoras de ropa
  • Televisiones y pantallas electrónicas

¿Cómo son las nuevas etiquetas de los electrodomésticos?

El 1 de marzo de 2021 se renovaron las etiquetas energéticas de los electrodomésticos como las conocíamos hasta ahora.

El nuevo etiquetado supone la eliminación de las subcategorías que existían de la clase A (A+, A++ y A+++). De este modo, ahora van, como te hemos dicho anteriormente, desde la A hasta la G.

Yoigo Custom

Se mantienen las mismas barras horizontales que hasta ahora, y siguen yendo por colores. El verde y la clase A representan la mayor eficiencia energética y el rojo y la clase G se refieren a los electrodomésticos de mayor consumo.

¿Dónde encontramos la etiqueta energética? La normativa europea establece que ésta debe estar en un lugar visible del aparato, así que seguramente la etiqueta energética de tu aire acondicionado esté en la parte frontal o lateral del mismo.

Además, hay otra serie de datos obligatorios que deben estar incluidos en esta pegatina:

  • Fabricante.
  • Marca y modelo del electrodoméstico.
  • Consumo de luz anual en kilovatios hora (kWh).
  • El tipo de aparato.
  • Ruido que genera el aparato en decibelios (dB), clasificado en una escala A, B, C y D.

Tipos de etiquetas energéticas

Si comparas la etiqueta energética de tu frigorífico, verás que éste es el electrodoméstico que más consume de tu hogar. Según los cálculos de los expertos, tu nevera consume en torno al 30% del consumo total de todos tus aparatos eléctricos. Esto es obvio porque es el único que necesita estar siempre a pleno funcionamiento.

Hemos visto que la nueva normativa nos va a permitir comparar mejor este aspecto porque es obligatorio el etiquetado de (casi) todos los electrodomésticos de la casa y, también, desde hace poco, de las propias lámparas y bombillas.

¿Cuántas etiquetas energéticas hay? Tantas como electrodomésticos tenga tu hogar. Pero, además, hay otras que también son obligatorias. ¿Sabes que nuestra propia casa ha de tener esta etiqueta? La etiqueta energética no es sólo para los electrodomésticos. Nuestra vivienda también tiene que disponer de ella y, por ejemplo, si se quiere vender o alquilar, es imprescindible mostrarla porque también es importante saber cómo de eficiente es un edificio, ya que eso puede influir en la decisión del comprador o del arrendatario. Por ejemplo, una casa pasiva tendrá una etiqueta energética mucho más eficiente, igual que aquéllas que cuentan con una cocina ecológica.

En este sentido, se tienen en cuenta la orientación de la fachada, el cerramiento de las ventanas, los materiales de construcción y otros aspectos para evaluar la eficiencia de una vivienda.

¿Cómo se mide la eficiencia energética en electrodomésticos?

La eficiencia energética de un electrodoméstico es su capacidad para realizar todas sus funciones con el menor consumo de energía posible. Cuanta menos energía gaste, más eficiente será. Es decir, que un electrodoméstico con etiqueta verde podrá realizar la misma tarea que otro con etiqueta roja con menor consumo de energía. Eso lo hace más eficiente.

Tras el frigorífico, los electrodomésticos que más consumen son el televisor y el ordenador. Y también es un aparato de mucho consumo la plancha, porque utiliza altas potencias y consume mucha energía. Es, por tanto, de los menos eficientes.

La medición del consumo de los electrodomésticos para determinar si un electrodoméstico lleva un etiquetado u otro va en función de su consumo, medido en kWh. Esto va en base a unos parámetros y unos rangos de consumo establecidos según la nueva normativa. Y tiene en cuenta también el consumo de agua, claro.

¿Qué diferencia de consumo hay entre A+ y A+++?

Como decimos, el etiquetado A+, A++ y A+++ fue eliminado recientemente para dar paso a las nuevas etiquetas energéticas (que engloban de la A a la G). Aunque es posible que tengas electrodomésticos con el etiquetado antiguo y quieras saber cuánto consumen para poder compararlo con los modelos actuales (por ejemplo, si estás pensando en comprar uno nuevo).

Por ejemplo, si tu lavavajillas tiene una etiqueta A+, consume alrededor de 1,02 kWh, mientras que uno que tenga A+++ consume en torno a 08,83 kWh.

Deja un comentario