fbpx
Medio Ambiente

La tierra ya no tiene recursos

Por 24 agosto, 2020 Sin comentarios

El pasado 22 de agosto saltaba la noticia: la ONG ambiental WWF hacía público que justo en ese momento la Tierra había alcanzado su fecha de sobrecapacidad. Esto es, todo lo que consumiésemos después de ese día, y hasta fin de año, sería fruto de la sobreexplotación de los recursos naturales. ¿Y qué quiere decir exactamente? Pues que el ser humano está agotando nuestro planeta. ¡Y eso que en 2020, a raíz del confinamiento causado por el coronavirus, la fecha ha llegado más tarde que otros años!

PepeNuevo

Por eso, la organización no gubernamental aprovechó para pedir grandes cambios que acaben con lo que consideran una “hipoteca” de cara a 2050. Pero por mucho que se preocupen los ecologistas y por mucho que se celebra el Día Mundial del Medioambiente cada 5 de junio, ¿podemos hacer algo? ¿Podemos alcanzar realmente un desarrollo sostenible o estamos condenados a sucumbir ante un efecto invernadero que no hacemos más que agravar?

El fin de los recursos naturales de la Tierra

Lo que indica el día que se alcanza  la sobrecapacidad de la Tierra es que, a esas alturas, ya hemos consumido todo lo que el planeta puede regenerar en un año. Es decir, que el resto de recursos los estamos sobreexplotando, o lo que es lo mismo, estamos borrándolos de la faz de la Tierra porque no será capaz de volver a generarlos nunca más. Esto hace que los recursos naturales del cuerpo celeste en el que vivimos puedan empezar a escasear en un futuro próximo. Los hemos convertido en finitos, y eso es un problema que, en un futuro, puede ser de dimensiones bíblicas.

Cierto, el año anterior este día llegó casi un mes antes, el 29 de julio, lo cual debería ser tomado como una buena noticia. Pero de no haber permanecido todo el mundo en sus casas durante varios meses debido al riesgo de contagio de la COVID-19, lo más probable es que este 2020 hubiese llegado todavía antes de la citada fecha.

Realmente, ¿qué son los recursos naturales?

Antes de responder a la pregunta de qué son exactamente los recursos naturales, deberíamos detenernos a pensar un momento, ¡no nos haría falta hacerla! Por definición, los recursos naturales son todos aquellos que la naturaleza brinda al hombre para satisfacer sus necesidades más básicas. Tener acceso a ellos contribuye notablemente al bienestar y al desarrollo de la sociedad; sin embargo, si comenzasen a escasear… nos encontraríamos ante un verdadero contratiempo que podría llegar a ser fatal.

Tipos de recursos naturales más consumidos

Existen dos tipos de recursos naturales muy diferenciados: los renovables y los no renovables. Los primeros, como su propio nombre indica, son de regeneración rápida. La naturaleza puede volver a crearlos prácticamente de inmediato, o no llegar a notar ni siquiera que los estamos consumiendo, como veremos a continuación. Por el contrario, los no renovables son bastante más problemáticos: hay los que hay, y cuanto más rápido los consumamos, antes nos quedaremos sin ellos… ¡y algunos son realmente esenciales!

Recursos renovables

Cuando hablamos de recursos renovables, nos referimos no solo a que los haya en abundancia, que también. Nos referimos a que a que la tierra los crea a una velocidad y cantidad suficientes como para que no haya ningún problema, ¡podemos utilizar tantos como queramos! Aquí os dejamos algunos ejemplos de recursos naturales renovables:

  • La radiación del sol
  • La fuerza del viento
  • La energía hidráulica
  • El poder depurador de los bosques
  • La energía geotérmica

Recursos no renovables

Cuando hablamos de recursos no renovables, hacemos referencia a aquellos, normalmente de una importancia suprema, que sabemos que un día se terminarán acabando. En nuestro planeta hay los que hay, no podemos fabricarlos, ni clonarlos, y por eso tienen un valor tan alto en el mercado. Al igual que hemos hecho un poco más arriba, aquí os dejamos unos ejemplos de recursos no renovables:

  • Minerales
  • Petróleo
  • Gas natural
  • Metales
  • Acuíferos confinados sin recarga

Si fuésemos capaces de aprovechar todo lo que nos ofrecen los recursos naturales de cara al uso de las energías renovables, dejaríamos de depender tanto de los recursos no renovables. El boom de los vehículos eléctricos, con la llegada incluso de aviones, puede hacer que en las próximas décadas baje la sobreexplotación de elementos como el petróleo. Las placas solares y las centrales hidráulicas y eólicas, que dependamos menos del gas natural… Necesitamos abrir nuevas vías de consumo para alcanzar un desarrollo sostenible, ¡y lo necesitamos ya!

Yoigo Custom

¿Cuándo es el Día de Sobrecapacidad de la Tierra?

El hecho de que este año haya sido el 22 de agosto y de que el pasado fuese el 29 de julio no significa que en 2021 vaya a alcanzarse en una fecha similar. De hecho, si no hacemos nada al respecto y no hay nuevos confinamientos que lo impidan, lo más probable es que lo alcancemos mucho antes. El Día de la Sobrecapacidad de la Tierra no es otra cosa que la jornada en la que alcanzamos un dato que, bien mirado, resulta vergonzante.

Concretamente, se trata del día en el que hemos consumido los recursos naturales que nuestro planeta tardaría todo un año en regenerar. A partir de ahí, todo lo que consumamos lo estamos sobreexplotando y, por lo tanto, quitándoselo a las generaciones que vendrán detrás de la nuestra. Debemos ponerle freno a esta orgía de consumo y encontrar soluciones más allá de celebrar un Día Mundial del Medioambiente. Debemos cambiar de mentalidad y empezar a actuar, ¡y debemos hacerlo ya!

¿Cómo parar la sobreexplotación de recursos naturales?

La sobreexplotación de los recursos naturales afecta directamente a la economía. Porque sus precios se encarecen, sí, pero también porque el día que estén agotados, si no hemos adaptado la industria a las nuevas circunstancias, habrá muchas cosas que no podamos volver a hacer. La explotación de los recursos naturales renovables es lo único que puede salvarnos de, a la larga, llegar incluso a extinguirnos como especie. Más vale que empecemos a tomárnoslo en serio, ¡o la Tierra lo hará por nosotros!

Deja un comentario