fbpx

El pasado 5 de octubre se cumplió un año de la derogación del popularmente llamado “impuesto al sol”. Una medida muy demandada por las empresas de energías renovables, que se hizo realidad mediante un Decreto Real aprobado por el ejecutivo del gobierno. No solo se eliminó cualquier cargo al autoconsumo, sino que además se simplificaron los trámites administrativos para solicitar una instalación de este tipo.

PepeNuevo

¿Quieres saber cuáles son los resultados? En la entrada de hoy vamos a hablar de la eliminación del impuesto al sol. Las posibilidades del autoconsumo energético y el estado de salud de la energía solar en España. ¡Comenzamos!

¿Qué es el impuesto al sol? 🌞

Se trata de una carga impositiva que nació en 2015. Básicamente, obligaba a todos los usuarios de placas fotovoltaicas a pagar una cantidad extra cada año por usar la red eléctrica general y gastos de mantenimiento. En realidad, esta tasa se creó debido a la enorme deuda que las administraciones públicas habían contraído con los proveedores de energía solar. Ya que la demanda multiplicó las expectativas iniciales. En otras palabras, los usuarios íbamos de nuevo a pagar las consecuencias de una mala gestión.

Derogación del impuesto al sol

La decisión fue muy polémica y llegó incluso al Tribunal Supremo. Pero el impuesto al sol siguió vigente hasta octubre de 2018. Año en el que el que el gobierno de España cambió de manos tras la moción de censura a Mariano Rajoy. Para Teresa Ribera, ministra de Transición Ecológica, se trataba de una medida necesaria para paliar el retraso de nuestro país en materia de energía limpia y sostenible.

 

A partir de entonces, cualquier ciudadano puede producir su propia energía para el autoconsumo fotovoltaico sin ningún tipo de trabas. Al contrario, contará con una serie de ayudas y subvenciones para reducir los gastos de la inversión inicial. De esta forma, todos podremos contribuir a evitar el cambio climático y combatir el efecto invernadero. Además de reducir la dependencia energética y gastar menos en las facturas a fin de mes.

La energía solar en España 🌻

¿Qué ha supuesto la derogación del impuesto al sol? Durante 2019, las instalaciones de placas fotovoltaicas han experimentado un notable crecimiento. Según las principales empresas del sector, su actividad se ha duplicado con respecto al año anterior. Tanto a nivel de pequeñas empresas como hogares particulares. Siendo su presencia destacada en hospitales, centros educativos y otros edificios públicos.

La respuesta de la población ha sido excelente. Casi todo el mundo ve con buenos ojos las ventajas del autoconsumo. Especialmente, una vez que se han simplificado las cuestiones administrativas para solicitar la instalación de un panel solar fotovoltaico. Que dicho sea de paso, funciona mejor a nivel autonómico que en los ayuntamientos de municipios pequeños.

¿Crees que ha sido un avance el derogar el #impuestoalsol ? Click Para Twittear

No obstante, la inversión inicial suele ser uno de los principales problemas para la mayoría de los usuarios. Para que te hagas una idea, una vivienda unifamiliar media tiene un coste aproximado de unos 6.000 euros. El ahorro en las facturas de la luz será inmediato. Y a partir de los 7 años más o menos toda la energía que produzcas será 100% gratuita. ¿Para siempre? No, ya que la vida útil de las placas fotovoltaicas está en torno a los 25 años.

Posibilidades de autoconsumo energético 🔌

Como hemos visto, el autoconsumo eléctrico en España goza de un estado de salud excelente. Las nuevas medidas adoptadas por el gobierno en 2018 pretenden favorecer a todos los sectores de la sociedad. Desde las comunidades de vecinos, los parques tecnológicos a cualquier particular que quiera producir y consumir su propia energía.

Yoigo Custom

¿Qué ocurre con el excedente que no puede acumular la batería? Se volcará en la red eléctrica general. Para cobrar una compensación ya no hará falta constituirse como productores de energía y realizar todos los trámites que requería. Las compañías están obligadas a partir de ahora a compensarte por el excedente en tus próximas facturas. Y se pueden beneficiar todos los usuarios que tengan una instalación fotovoltaica con una potencia no superior a 100 kilovatios.

El real decreto también contempla la posibilidad de un autoconsumo compartido. Es decir, que toda la energía que no uses podrá ser aprovechado por el resto de usuarios conectados a la red. Y como hemos mencionado, se reducen los pasos administrativos. Los pequeños autoconsumidores de hasta 100 kilovatios solo tienen que presentar un documento donde se notifica la instalación de la placa solar. Además, toda la información necesaria se extrae de las comunidades autónomas y el propio certificado electrotécnico de la instalación. Por lo que además de rápido es muy sencillo.

Un comentario

  • Avatar Alicia dice:

    La derogación del impuesto al sol es lo mejor que le podía pasar a España. Sin duda era imprescindible su implantación. Muy interesante este artículo de cómo han cambiado las cosas.

Deja un comentario