fbpx

El hábitat de los animales es el lugar determinado en el que viven en comunidad pero si quieres conocer más detalles sobre este concepto, te invitamos a seguir leyendo…

Energygo

¿Qué es un hábitat natural?

El hábitat natural es el entorno terrestre o acuático en el que vive un organismo o especie. En dicho espacio confluyen una serie de características físicas y biológicas comunes que permiten la supervivencia y reproducción de esas especies que habitan en él, de manera que éstas puedan perpetuarse en el tiempo.

Básicamente, se trata del lugar en el que se dan las condiciones adecuadas para que viva un organismo, una especie o una comunidad animal o vegetal.

Para que unas especies u otras vivan en un determinado hábitat tienen que darse una serie de factores que se dividen en dos categorías:

  • Factores físicos o ambientales, como la composición del suelo, la humedad relativa del aire, el rango de temperaturas o la intensidad de la radiación solar.
  • Factores bióticos, como pueden ser la disponibilidad de alimentos o la presencia de depredadores.

Un hábitat puede abarcar grandes regiones y ser tan grande como un bosque, por ejemplo, y también puede limitarse a zonas muy concretas como la rama de un árbol. Pero incluso existe la posibilidad de que el hábitat de un organismo sea el cuerpo de otro ser hospedador, como es el caso de los parásitos.

Además, los hábitats cambian con el paso del tiempo porque pueden aparecer factores que dificulten la vida, ya sean fenómenos naturales (un tsunami, una erupción volcánica, etc.) o de otro tipo, como los provocados por la acción humana.

¿Cuál es el hábitat de los animales?

El hábitat de los animales es el lugar en el que éstos obtienen todo lo que necesitan para vivir y reproducirse.

Los hábitats se pueden agrupar en grandes tipos y dividirse a su vez en diferentes subtipos más específicos. Los tres grandes hábitats en los que se divide esta clasificación son los hábitats terrestres, los hábitats acuáticos y los hábitats aeroterrestres.

Hábitat aeroterrestre

El hábitat aeroterrestre es ése en el que los animales -que son aves e insectos, básicamente- viven tanto en el ambiente terrestre como en el aéreo.

Yoigo Custom

Éstos tienen la capacidad de desplazarse por los aires por sus propios medios.

¿Qué otras características principales tienen?

  • Pueden volar.
  • Descansan en la tierra.
  • Hacen nidos.
  • Se alimentan de semillas, gusanos e insectos aunque algunos son carroñeros y se alimentan de otros animales muertos.

Como ejemplos de animales que viven en el hábitat aeroterrestre podemos enumerar a las gaviotas, las palomas, los  loros, los canarios, el halcón, el águila, las mariposas, las moscas y los zancudos, entre otros.

Hábitat acuático

El hábitat acuático es ése en el que viven las especies que tienen su cuerpo adaptado a permanecer bajo el agua.

Son, por tanto, todos esos animales que habitan en océanos, mares, lagos y ríos.

Este tipo de hábitat se puede subdividir en dos grupos:

  • Agua dulce: Se refiere a ríos, lagunas, lagos y cascadas y en esos espacios encontramos plantas acuáticas y algas, peces, hipopótamos, etc.
  • Agua salada: Se refiere a mares y océanos y en ellos se pueden encontrar especies como esponjas, corales, algas, ostras, pulpos, peces, tortugas, delfines, caballitos de mar y otras muchas especies.

Hábitat  terrestre

El hábitat terrestre es aquél en el que viven especies cuyo cuerpo está adaptado a respirar el oxígeno del aire y vivir en ambientes como montañas, selvas, bosques, desiertos o praderas.

Este tipo de hábitat es muy variado y podemos encontrar muchas subdivisiones:

  • Polos: Son zonas con mucho frío y nieve frecuente. Es el hábitat del oso polar o el hábitat de los pingüinos.
  • Páramos: Son lugares con clima frío y niebla frecuente, como la cordillera de Los Andes. En ellos encontramos especies con mucho pelaje.
  • Bosques: Son zonas frías y húmedas con abundante vegetación. Es el hábitat del lince ibérico, por ejemplo, que es una especie en peligro de extinción que habita en el bosque mediterráneo.
  • Selvas: Se trata de lugares húmedos, ricos en plantas y animales. Puede ser el hábitat del tigre.
  • Desiertos: Son zonas de temperaturas muy altas, que se encuentran a nivel del mar, pero que no tienen demasiada agua. Es el hábitat de camellos y dromedarios o de las serpientes.
  • Sabanas: Este tipo de hábitats terrestres alternan períodos secos con otros húmedos. Son espacios muy abiertos con pasto como vegetación dominante. Es el hábitat de los elefantes, del león, la jirafa, la cebra, el leopardo, etc.

¿Cómo son los lugares donde viven las plantas y los animales?

Cuando conocimos los distintos reinos biológicos que existen en la Tierra, vimos que el hábitat natural de cada uno de ellos es diferente en función de sus características.

Esa diferenciación de los hábitats es lo que determina dónde habita cada ser vivo del planeta.

Las condiciones de ese entorno son las que propician que en él habiten unas plantas y unos animales y no otros. Es más, la evolución ha hecho que cada especie adapte su cuerpo a las condiciones del hábitat y del ecosistema en el que viven y se desarrollan.

La importancia de respetar el hábitat de los animales

Hay seres vivos como el ser humano que son capaces de adaptarse a cualquier zona del planeta pero, también, de hacer que el entorno se adapte a sus necesidades.

Eso también hace que, muchas veces, el hábitat animal o vegetal de determinadas zonas se vea alterado por la acción humana.

Aunque los hábitats van cambiando a lo largo de los años, el hecho de que sea el ser humano quien altere ese ecosistema en el que viven determinadas especies puede provocar que éstas desaparezcan porque ya no encuentren las condiciones idóneas que les permitían sobrevivir.

Cada especie u organismo está adaptada biológicamente al entorno que le rodea. Así, si recalentamos el planeta habrá pingüinos que tengan que emigrar y cambiar de hábitat, otros animales ya no tendrán el alimento adecuado para sobrevivir y esa escasez puede ocasionar dificultades de reproducción de ciertas especies que podrían terminar desapareciendo.

Por eso es muy importante respetar el medio ambiente y no modificar el ecosistema en el que habitan animales y plantas.

Deja un comentario