fbpx

Conoce la definición de Homeostasis

Ante la aparición de cambios internos o externos, los organismos responden con una autorregulación metabólica que no es más que una forma biológica de supervivencia.

¿Qué es la homeostasis?

La homeostasis es el conjunto de fenómenos internos que cualquier sistema -incluyendo a los seres vivos- utiliza para mantener el equilibrio. Son las respuestas adaptativas encaminadas a preservar la salud y mantener un ambiente interno estable y constante.

No hace referencia al equilibrio interno del organismo en sí sino a la respuesta de éste para adaptarse y lograr ese equilibrio. Este proceso dependerá tanto del medio externo como del medio interno y se produce a partir de mecanismos de retroalimentación y control, los cuales ayudan a recuperar el equilibrio perdido.

En definitiva, es la capacidad de los seres vivos de mantener la estabilidad interior de sus cuerpos en cuestiones como la temperatura o el pH, por ejemplo.

Ejemplos de homeostasis

Comprender lo que es la homeostasis es bastante más sencillo con ejemplos que con una definición del proceso. Veamos algunos de ellos:

  • Sudoración: Segregar sustancias líquidas sobre la piel ayuda a refrescar el organismo y a reducir la temperatura interna. Es lo que se produce cuando realizamos un ejercicio físico.
  • Regulación: Ante cualquier cambio en la presión arterial es una señal para que actúe nuestro corazón. Si la presión es baja, el corazón acelera. Si es muy alta, el corazón disminuye su ritmo.
  • Respiración: Una aceleración de la respiración es un mecanismo para incrementar la cantidad de aire respirado, algo que también ocurre cuando hacemos deporte o en ambientes con baja concentración de oxígeno. Paralelamente, los latidos del corazón se aceleran para subir la presión sanguínea. Es una respuesta a la falta de oxígeno.
  • Huir del sol: Es instintivo buscar lugares frescos cuando la exposición solar es alta, es la forma de disminuir la temperatura corporal. Esta respuesta -que también es muy humana- la has visto en animales que buscan refugio a la sombra en días de calor.

Ante una modificación de las condiciones externas e internas, el organismo responde buscando el equilibrio a través de la regulación, la evitación o la conformidad.