fbpx

Conoce la definición de Estudio ambiental

Cada vez es más habitual que las empresas, sean grandes o pequeñas, se preocupen por su forma de funcionar. Las marcas ya no solo se construyen con la calidad de los productos, sino también con la forma en la que los obtienen o fabrican. La preocupación por el medioambiente ha llegado al mundo industrial y lo ha hecho para quedarse, de ahí el auge de los estudios ambientales. Eso sí, ¿sabemos exactamente lo que es un estudio ambiental? ¡A partir de hoy lo sabremos, sin duda!

¿Qué es un estudio ambiental?

El estudio de impacto ambiental es un informe detallado que se lleva a cabo para averiguar la forma en la que una actividad concreta afecta al entorno natural que la rodea. Es la forma de saber qué impacto generará en el medioambiente un proyecto determinado. Es decir, hay que analizarlo, evaluarlo y definir si este es viable o no y, de serlo, qué medidas hay que tomar para prevenir cualquier tipo de peligro.

Esto, que al principio se hacía de forma opcional, ha ido convirtiéndose en algo obligatorio con el paso de los años. Pero no solo eso, a día de hoy el éxito en el estudio ambiental es un tema de prestigio para las propias compañías, una garantía de cara a sus clientes de que no podrían estar haciendo las cosas mejor.

¿Cómo se reduce el impacto ambiental de una empresa?

Aunque debería, que una empresa ‘suspenda’ en el estudio ambiental que se le realice no la incapacita para llevar a cabo su proyecto. Eso sí, debe tomar medidas con el objetivo de reducir su impacto medioambiental y ajustarse a los límites saludables que imponen tanto la ley como el sentido común. ¿Y cómo puede una empresa reorientar su actividad para ceñirse a los parámetros que dicta el estudio medioambiental?

  • El primer paso, sin duda alguna, es centrarse en ser eficiente a nivel energético.
  • Hay que idear formas de aprovechar los residuos generados.
  • Es necesario reducir al máximo la huella de carbono de nuestra empresa.
  • Hay que tener en cuenta al medioambiente de cara al desarrollo de nuevos productos o servicios. Resulta mucho más barato hacerlo desde el inicio que tener que cambiar toda una línea de producción.