fbpx

Conoce la definición de Energía eólica

El auge de las energías renovables, unido a que parece que al fin nos hemos concienciado de que debemos dejar de depender de los combustibles fósiles, ha hecho que cada vez sea más habitual hablar de las bondades de la energía eólica. Eso sí, además de saber que es producida por esos enormes molinos de viento que hay junto a las carreteras, y que ya los empieza a haber también en los mares, ¿qué sabemos de la energía eólica? ¡Hoy hemos venido a contaros lo más básico que debéis saber!

¿Qué es la energía eólica?

La energía eólica es un tipo de energía renovable. ¿Qué quiere decir esto? Pues, para empezar, que es infinita. El planeta Tierra es capaz de regenerarla de manera mucho más veloz que, por ejemplo, los combustibles fósiles, que necesiten de millones de años para producirse. No se gasta, y tampoco contamina. Basa su funcionamiento en la fuerza del viento, aunque para poder convertirla en energía eléctrica antes hubo que desarrollar la tecnología necesaria. Hablamos de los aerogeneradores, esos enormes mástiles blancos que hay junto a las carreteras, o en las montañas, y que no dejan de mover sus palas.

Ahora, por cierto, también están instalándose en el mar. De hecho, la start-up X1 Wind ha revolucionado el mercado con su flamante sistema de flotabilidad, pero… ¿cómo se convierte la fuerza del viento en energía eléctrica?

¿Cómo funciona un aerogenerador de energía eólica?

Aunque puede parecer complicado de entender, en realidad explicar cómo funciona un molino de viento es muy sencillo, ¿os parece que le echemos un vistazo rápido?

  • El aerogenerador cuenta con una veleta en su parte superior. Esta le orienta para que gire sobre su eje en función de la dirección del viento.
  • Las palas ofrecen resistencia al viento, y este las mueve gracias a la energía cinética con la que las empuja.
  • Este movimiento se transfiere, a través de diversos ejes, hasta un generador. Este aprovecha la energía del eje rápido, el que está unido a él, para convertirla en electricidad.
  • De ahí, mediante unos cables, la energía eléctrica llega a la subestación correspondiente, que la incorpora a la red eléctrica lista para su consumo.