fbpx

Conoce la definición de Catástrofe ecológica

Por desgracia, en España nos ha tocado hablar de catástrofes ecológicas con demasiada asiduidad durante los últimos años. Imposibles de olvidar son las imágenes del hundimiento del buque Prestige frente a las costas gallegas y los devastadores efectos del chapapote sobre la fauna y la flora conforme este iba tocando tierra. Vale, está claro que sabemos identificar una catástrofe ecológica cuando la vemos, pero… ¿sabríamos definirla con corrección? ¡Una vez hayamos llegado al final de este post seguro que sí!

¿Qué es una catástrofe ecológica?

Para empezar, debemos tener clara la diferencia entre un desastre natural y un desastre medioambiental, como suele llamarse a la catástrofe ecológica. El primero de ellos se produce de forma fortuita en la naturaleza, como por ejemplo el tsunami que arrasó el sudeste asiático hace unos años. Sin embargo, la catástrofe ecológica está producida directamente por la actividad del hombre. El resultado de un desastre medioambiental puede ser realmente dramático, llegando a incluir en ocasiones el hecho de que la población de la zona se vea obligada a abandonarla en busca de un nuevo hogar en el que poder asentarse.

¿Cómo pueden evitarse las catástrofes ecológicas?

Tal y como diría más de una madre, la mejor manera de evitar un desastre medioambiental es ‘echando cabeza’. Y es que no, no hace falta ser capitán de un buque mercante para ocasiones un problema de dimensiones bíblicas. Sin ir más lejos, nuestro país es víctima todos los veranos de un gran número de incendios que asolan los montes destruyendo miles de hectáreas de matorral y bosques. No quemar ramas en los lugares que no están habilitados para ello, no tirar basura en la naturaleza o minimizar el consumo de energía eléctrica son algunas de las medidas que podemos utilizar para no ser parte del problema, sino de la solución.