fbpx

Vivimos en un mundo de siglas y palabras en inglés que no terminamos de entender. Eso sí, hay algunas que conviene conocer porque son el presente y el futuro de la humanidad. Unas de estas siglas son el IOT y el IIOT. Su diferencia más básica es que el primero está destinado al usuario final, las personas de a pie, y el segundo está orientado a los procesos industriales. Eso sí, bajo dichas siglas hay mucha tela que cortar, ¡así que os contamos todo lo que sabemos sobre ello!

Energygo

¿Qué es IOT?

Las siglas IOT se corresponden con las palabras inglesas ‘Internet Of Things’, o lo que es lo mismo, internet de las cosas. ¿Y por qué se acuñó un término como este? Pues porque como habréis comprobado en vuestros hogares, cada vez son más los objetos cotidianos que tenemos en casa que están conectados a internet. Antiguamente, si queríamos conectar nuestro ordenador a la red de redes, teníamos que el router marcase para conectarse a la red telefónica. Sin embargo, ahora solo tenemos que seguir un par de pasos para añadir un nuevo elemento a nuestra red doméstica.

Desde nuestros teléfonos móviles hasta nuestra smart TV, pasando por tan de moda asistente de voz, la aspiradora robótica, la nevera, la lavadora, el robot de cocina o incluso las bombillas. No nos hemos dado ni cuenta, pero estos ejemplos de IOT sirven para saber lo presente que este elemento está en nuestras vidas. Todo lo que se apellida smart o, en español, inteligente, es porque huele a la legua a IOT. Y la verdad sea dicha, la mayoría de estos elementos han llegado a nuestra vida para hacérnosla un poco más fácil, ¡y eso es digno de celebración!

¿Qué es IIOT?

En este caso, las siglas IIOT se corresponden con las palabras inglesas ‘Industrial Internet of Things’, lo que viene a significar ‘Internet Industrial de las Cosas’. ¿Y por qué se hace una división a modo de IIOT vs IOT? Pues porque mientras que uno, el que ya os hemos explicado, está pensado para un ambiente doméstico que nos facilite las cosas en casa, el otro está más orientado a conseguir un mayor rendimiento en el aspecto más comercial de la idea. Hay quien dice que la aplicación de sensores y dispositivos autónomos al ambiente industrial será toda una revolución digital, y… ¿sabéis qué? No solo llevan razón, sino que dicha revolución ya está aquí.

El IIOT no solo vuelve más eficientes los procesos industriales por ser capaz de aumentar la producción. Genera más bienes y, por lo tanto, más ingresos, pero también ayuda a ahorrar, por lo que el beneficio es aún mayor. La recopilación y el análisis de datos gracias a internet y a las inteligencias artificiales ha hecho del IIOT una herramienta de lo más demandada cada vez por más empresas, sin tener en cuenta a qué se dediquen. Por cierto, el IIOT también se deja notar, y mucho, en los aspectos que implican la seguridad en los procesos de producción.

Ejemplos de IIOT

Los ejemplos de IIOT cada vez son más comunes en nuestro entorno, pero lo mejor para daros cuenta es que los veáis con vuestros propios ojos. Estos son algunos de los avances en los que ya está implantándose esta revolución digital, ¡en los que antes descubriremos las ventajas de implantar IIOT!

Más eficiencia en el terreno logístico

Puede que lo hayamos visto en algún reportaje sobre los almacenes de Amazon. Los productos almacenados llevan un sensor que informa al sistema en todo momento de dónde se encuetran, así los robots con IIOT incorporado pueden ir hasta ellos y cogerlos sin problema. Se acabó el ir buscando referencias una a una porque alguien ha movido de sitio una caja, ¡eso ya pertenece al pasado!

Las máquinas trabajan más y mejor

Los aparatos mecánicos no se cansan, por lo que tenerlos parados por no saber qué hacer con ellos supone una pérdida de dinero para las empresas. Sin embargo, las automatizaciones que permite el IIOT hacen que los robots estén más ocupados y hagan aún mejor su trabajo.

Vehículos autónomos industriales

Del mismo modo que pronto podremos circular por las carreteras en un coche sin conductor, los vehículos de transporte de mercancías también podrán operar del mismo modo. Se podrán enviar productos y materias primas en cualquier momento y a cualquier lugar, y todo gracias al IIOT.

Yoigo Custom

Mayor seguridad en las fábricas

Aquí, el IIOT es doblemente efectivo. Para empezar, es muy complicado que las actividades realizadas por elementos robóticos incurran en algún tipo de fallo. Pero es que además, aquellas realizadas por seres humanos con herramientas que podrían lastimarles serán mucho más seguras. Con dichas herramientas conectadas al IIOT, se detendrán antes de herir a una persona. ¡Son todo ventajas!

¿Cómo funciona el IIOT?

El IIOT funciona interconectando elementos industriales entre sí dentro de una misma red de datos. De este modo no solo consiguen comunicarse entre sí, sino que toda actividad queda recogida y es analizada por el cerebro del sistema para ver cómo se puede hacer de forma más eficiente aún. Gracias al IIOT las empresas pueden tomar decisiones más inteligentes, basadas únicamente en la viabilidad de las mismas y no en intuiciones que pueden costar millones. Pero la economía no es la única que se beneficia del IIOT. ¡Esta tecnología será la que haga posible el desarrollo de los edificios verdes y las ciudades sostenibles!

La importancia del IIOT en las ciudades sostenibles

El cambio en los procesos industriales y, con ello, la llegada de la transición energética hacia el uso de energías más limpias, para irremediablemente por la aplicación del IIOT. Aprender a servirnos de otros modelos energéticos y a sacarle un mayor partido a nuestras materias primas es vital para que nuestras ciudades se conviertan en urbes 100% sostenibles. El planeta que nos acoge se agota, y nuestra generación, de la mano de la tecnología, es la única que puede remediarlo. El IIOT será la herramienta que nos ayude a conseguir un mundo mejor, y lo mejor de todo es que lo veremos con nuestros propios ojos.

 

Deja un comentario