Medio Ambiente

Comer insectos en España ya es legal

En términos alimenticios, las posibilidades pueden ser muchas dependiendo de diferentes zonas del mundo. Hace unos años, comer insectos estaba visto como algo repugnantes por los occidentales, más típico de ciertas culturas exóticas que manipulaban el arte de consumir grillos como snacks o saltamontes como aderezo de ensalada. Con el tiempo, la entomofagia, o el movimiento que engloba el consumo de bichos, ha comenzado a expandirse por otros países a pesar de las legislaciones pertinentes. Por suerte, en España comer insectos es legal desde hace unos días.

Nuevas dietas

La alimentación occidental dista mucho de la oriental, fomentando hábitos de consumo en los que nunca hubo sitio para hamburguesas de insectos o brochetas de escarabajos. Sin embargo, muchos expertos se lanzaron a justificar la entomofagia, nombre que recibe el consumo de insectos, como una forma de paliar la pobreza en el futuro y redefinir las dietas gracias a su alto nivel proteico.
De esta forma, diversos restaurantes en todo el mundo han comenzado a mezclar grillos en sus ensaladas y granjas ecológicas han experimentado con nuevos productos. Sin embargo, hasta ahora el consumo de insectos aún no estaba permitido en países como España. Hasta ahora.
A partir del 1 de enero, la Unión Europea ha permitido la comercialización y consumo de insectos en nuestro país. La empresa Insectfit, con sede en Valencia, será la encargada de distribuir hasta 10 mil barritas energéticas elaboradas a base de harina de grillo, un primer paso al que podrían seguir hamburguesas con saltamontes o bizcochos con harinas procedentes de insectos.
El hecho de que la inserción de insectos en la alimentación de los españoles sea a través de productos procesados se ha convertido en la perfecta estrategia a la hora de introducir este tipo de comida en los hábitos de consumo de una población española que siempre ha visto a los escarabajos o los grillos como elementos repulsivos. Un primer movimiento que no asegura un total éxito pero que vendrá acompañado de la rigorosa campaña de marketing.
Aunque el alto nivel proteico de los insectos augura propiedades saludables para los consumidores, muchos ya se han empeñado en afirmar que el nivel de grasas de estos nuevos productos también puede ser desmesurado.
Comprobaremos con el tiempo si la revolución de los insectos tiene éxito en Europa o si debemos limitarlo a una tendencia alimenticia exclusiva de países donde el acceso a la carne es mucho más complicado.

 

¿Comerías una hamburguesa de grillos?

Leave a Reply