fbpx

Las bombillas fueron inventadas en el siglo XIX por Thomas Edison y desde entonces se han utilizado para iluminar nuestras casas y calles. Son muy económicas de fabricar, producen gran cantidad de luz y en general el rendimiento es excelente. No obstante, su consumo eléctrico es elevado y son bastante contaminantes. Motivos por los cuáles en los últimos tiempos han aparecido otras alternativas en el mercado.

PepeNuevo

En la entrada de hoy vamos a hablar de las bombillas de bajo consumo y las bombillas led. Veremos los distintos tipos que existen, la tecnología en que se basan y sus características principales. Finalmente, compararemos ambos sistemas y analizaremos las ventajas y desventajas de cada uno. ¡Comenzamos!

Tipos de bombillas de bajo consumo 💡

Las bombillas incandescentes dejaron de fabricarse hace 7 años. En la actualidad, encontramos nuevos modelos de bombillas de bajo consumo. Que además de tener un mayor rendimiento son muy respetuosas con el medio ambiente. Tenemos 2 tipos principales: halógenas y fluorescentes.

Bombillas halógenas

Las bombillas halógenas proporcionan la luz de mejor calidad, con tonos cálidos y una excelente luminosidad. Sin embargo, su duración apenas llega a las 2.000 horas y el consumo es bastante elevado. Por lo que, aunque son muy baratas, a largo plazo son la opción menos económica de todas.

Bombillas fluorescentes

Este problema no lo tendremos con las bombillas fluorescentes, que gastan poca electricidad y son por lo general muy eficientes. Aunque no tanto como la tecnología led. El problema es que tardan bastante tiempo en alcanzar su máxima luminosidad y se deterioran fácilmente. Especialmente si estamos todo el rato encendiendo y apagando las luces.

Tecnología LED 😲

Estos dispositivos están formados por una serie de diodos emisores de luz conocidos popularmente como led. Destacan por tener una elevada vida útil y consumir muy poca energía. Además, tardan poco tiempo en alcanzar toda su intensidad lumínica. ¿Las desventajas? Son las bombillas más caras de todas. Y en su proceso de fabricación se emplean elementos nocivos, por lo que no ayudan demasiado a la conservación de la naturaleza.

En este sentido, la iluminación led tienen un consumo un 50% menor que las bombillas halógenas y fluorescentes. Un porcentaje que se incrementa hasta el 85% si las comparamos con las antiguas bombillas incandescentes. Además, al no tener filamento es imposible que se fundan, por lo que son las más resistentes y duraderas que existen en la actualidad.

Tipos de bombillas LED ✍️

Forma

Las bombillas led se pueden clasificar por su forma. Las estándares son perfectas para instalar en plafones, apliques y cualquier lámpara colgada en el techo. Las esféricas suelen ir en plafones y apliques de sobremesa. Mientras que las bombillas led de vela se adaptan a la perfección tanto a lámparas de techo como apliques de sobremesa. Por su parte, las esféricas están especialmente diseñadas para muros y farolas.

Potencia

También se dividen por la potencia de la iluminación. Las bombillas led de luz cálida alcanzan los 3.000 K y son la elección perfecta para crear habitaciones muy acogedoras. Como dormitorios, salas de estar o recibidores. Las bombillas de luz natural llegan hasta los 4.000 K, mejorando la luminosidad y cansando menos la vista. Suelen colocarse en cocinas y baños. Finalmente, tenemos las bombillas led de luz fría, que llegan hasta los 6.000 K. Su uso está reservado a espacios que requieren una especial iluminación, como los garajes u oficinas.

Yoigo Custom

Ángulo de apertura

Por último, las bombillas led se diferencian por el ángulo de apertura. Los ángulos reducidos de hasta 45º son muy recomendables si queremos enfocar la luz hacia una vitrina o lugar específico de nuestra casa. Los ángulos medios de hasta 80º son perfectos para habitaciones y baños. Mientras que los ángulos grandes superiores a los 80º se suelen utilizan en pasillos y cocinas. Aunque la elección depende de otros factores como la luz natural que haya en tu vivienda o su orientación.

Comparativa de Bombillas LED y bajo consumo 👌

Como hemos visto, desde 2012 todas las bombillas que salen al mercado son de bajo consumo, por lo que tendrás de este tipo en tu casa. Así que la pregunta sería si merece la pena cambiarse a la tecnología led. Que por cierto, cada vez es más asequible para nuestros bolsillos. La reducción del gasto en una vivienda media de 3 dormitorios y dos cuartos de baño está en torno a los 20 euros al año. Mientras que la inversión en led rondaría los 200 euros. Es decir, que el gasto inicial se amortizaría pasado los 10 años.

ventajas de bombillas led

¿Nuestra recomendación? A menos que estés muy interesad@ en ello, no merece la pena cambiar las bombillas de bajo consumo por sus equivalentes led. Lo que sí es buena idea es ir sustituyéndolas progresivamente a medida que se fundan. Aunque su precio es mayor, tienen una vida útil de 25.000 horas (frente a las 5.000 de las bombillas de bajo consumo), proporcionan su máxima luminosidad en segundos y no se deterioran al encender y apagar las luces con frecuencia. Por lo que son muy adecuadas para pasillos y recibidores.

Las equivalencias de bombillas de bajo consumo 🤷‍♂️

Para que te hagas una idea, una antigua bombilla incandescente de 25W equivale a una de bajo consumo de 9W o una led de 5W. Mientras que una bombilla incandescente de 60 W tiene la misma potencia que una de bajo consumo de 20W o una led de 10W. A partir de aquí, puedes extrapolar fácilmente los datos para consumos superiores.

Ahorro en electricidad y menor contaminación 💵

Los gastos relacionados con el suministro eléctrico suponen todo un desafío para muchas economías domésticas españolas. Por lo que esta pequeña inversión inicial se verá recompensada a medio plazo y nos permitirá llegar más cómodamente a fin de mes. Además, la tecnología led ha mejorado mucho sus procesos de fabricación, por lo que no son tan contaminantes como los primeros modelos que aparecieron hace unos años.

De esta manera, no solo estaremos haciendo un uso más responsable de los recursos. Sino que además seremos más respetuosos con el medio ambiente. Y podremos garantizar que nuestros hijos hereden un planeta donde merezca la pena vivir.

Un comentario

Deja un comentario