El arte se convierte en muchas ocasiones en el perfecto vehículo mediante el que demostrar nuestro amor por la naturaleza; una forma de vida que numerosos artistas plasman a través de un movimiento ya considerado como arte ambiental. ¿Quieres saber en qué consiste? 


Crea en verde

También conocido como arte ecológico, eco arte o land art, nombre con el que se bautizaba a esta corriente artística en los años 60 como resultado de las fuertes tensiones políticas y olas como la generación beat, el arte ambiental se ha instaurado con fuerza durante los últimos años en galerías y ciudades de todo el mundo dispuesto a cumplir su principal cometido: concienciar al mundo de la necesidad de seguir respetando el medio ambiente

El arte ambiental nace para denunciar no solo la tala de árboles o la contaminación en las grandes ciudades sino también para denunciar los motivos que nos encaminan a una involución o aspectos rabiosamente actuales sobre los que reflexionar: la miseria, la falta de escolarización como motivo de ignorancia y por ende escasa empatía o el consumismo

De hecho, este último aspecto ha inspirado un arte ambiental manifestado en lugares de todo el mundo a través de obras hechas a partir de basura africana (el artista El Anatsui es un buen ejemplo gracias a obras elaboradas a partir de residuos y latas encontrados en las calles de Nigeria) como muestras de arte urbano, corriente más conocida por las masas y que vomita flores y arco iris de colores en las paredes de barrios de ciudades como San Francisco o Berlín, dos de las grandes mecas de esta corriente en voga fomentada por un gran número de artistas alrededor de todo el mundo. 

Pero no todo queda ahí: también tenemos literatura ecológica (como el thriller climático acuñado como último género superventas en países como Estados Unidos) o música ecológica (la mexicana Orquesta Basura, la cual elabora instrumentos a través de restos encontrados en vertederos, es un buen ejemplos), expresiones que alimentan el amplio abanico que supone el arte ambiental en un milenio en el que problemas como el cambio climático nos llevan a tomar medidas alternativas para entonar nuestro personal homenaje a la ecología. 

Sigamos fomentando el arte urbano: en iglesias, en ciudades, en lugares apartados donde la conciencia sigue siendo primordial.

Publicar un comentario

 
Top