La ecología se apoya en la educación, en la capacidad del ser humano para respetar la naturaleza siguiendo unas pautas que, en muchas ocasiones, deberían ser impartidas desde la infancia. Por ese motivo, aplicar estas 4 formas de concienciar a los más pequeños sobre la importancia del medio ambiente se convierte en la mejor manera de educar a las futuras generaciones.

Acercarles a la naturaleza


Hacer que tus hijos estén en contacto con la naturaleza les ayuda a tomar conciencia desde pequeños de la importancia del medio ambiente, de los animales, los árboles, del daño que puede ocasionar el fuego o la basura. Dar ejemplo y hacerles que aprendan la importancia de respetar nuestro planeta son algunas de las claves para sembrar conciencia.

Talleres en colegios


Los colegios también deben toman partido en la educación de los más pequeños respecto al medio ambiente. Las salidas a granjas escuelas o la impartición de talleres ecológicos en las aulas son algunas de las actividades más apropiadas para que, ya desde niños, sepan qué es el reciclaje o cómo plantar un árbol.


Dar ejemplo en casa


Si colocas diferentes envases para plástico, papel y material orgánico en casa y tus niños aprenden a utilizarlos, posiblemente sigan haciéndolo cuando crezcan. Tener plantas en casa, y animar a los más pequeños a dejar a un lado la consola por unas horas en familia abonando y regando las plantas permite el brote de nuevas semillas. Todo empieza en casa.


Responder a sus preguntas



Los niños son muy curiosos, y las preguntas no tardarán en llegar cuando tengan conciencia sobre algunos de los principales problemas de nuestro tiempo. Por ese motivo, responder a sus dudas y hacerles entender el por qué de las cosas y corregirles serán formas naturales de hacerles entender el mundo en el que viven.  

Publicar un comentario

 
Top