Lo hemos leído y escuchado en algún lugar, pero lo cierto es que, a ciencia cierta, muchas personas desconocen qué es realmente el ecoturismo. Convertido en una de las tipologias de viaje más recientes del panorama turístico (surgió en los años 80 y comenzó a potenciarse por primera vez en Sudáfrica en 1996), el ecoturismo supone un movimiento que pretende cambiar el mundo mediante una reinvención del turismo a partir de actividades enfocadas a reducir el impacto ambiental, económico y social alrededor de todo el mundo. ¿Quieres conocer las formas mediante las que el ecoturismo ayuda al medio ambiente?


Más árboles


Muchas agencias de viaje comienzan a incluir en sus paquetes turísticos actividades mediante las que familias y viajeros pueden contribuir al medio ambiente plantando árboles en zonas de gran importancia ambiental como el Amazonas, el sur de la India o Costa Rica. Un ejemplo a seguir que se sirve de la educación a la hora de plantar nuevas esperanzas, pero también enseñanzas.


Alojamientos ecológicos


Una de las piedras angulares del ecoturismo reside en la existencia de los conocidos como alojamientos ecológicos: eco-lodges, hoteles en árboles, viviendas rurales y otros muchos ejemplos de hotel en los que no solo se reutiliza el agua de lluvia o se sirven productos frescos de huertos propios sino que también se fomenta el uso de energías renovables mediante la inserción de paneles solares o turbinas de aire.


El factor social


De forma paralela a los buenos efectos que el ecoturismo produce en el medio ambiente también encontramos otros muchos beneficios en lo que respecta al aspecto más social y cultural de los viajes, El ecoturismo tiende a servirse de unas actividades defendidas por los trabajadores locales en lugares donde se consumen productos de la tierra, se aprende a respetar el entorno y se fomenta la creación de nuevos puestos de trabajo en países subdesarrollados.


Mayor concienciación



El ecoturismo nos permite aproximarnos a la realidad de un mundo en el que la contaminación, la deforestación o la destrucción del medio como producto de una educación ausente se cobran parte de la vida de nuestro planeta. Al mismo tiempo, se fomentan acciones y comportamientos mucho mas positivos con el entorno gracias al reciclaje, el respeto a otras culturas o el aprendizaje de vivir sirviéndonos de los recursos mínimos que la naturaleza nos ofrece. Una experiencia que, una vez aprendamos, podremos aplicar en nuestro día a día. . . para siempre. 


Publicar un comentario

 
Top