Durante los últimos años, y especialmente desde que la demanda de Internet aumentara, Google ha ido sumándose progresivamente a la conversión renovable, confirmando su estatus de empresa concienciada con el medio ambiente y el cambio climático. Finalmente, Google trabajará solo energías renovables en 2017, siendo su planta fotovoltaica en el desierto de Atacama (Chile) la que dará el pistoletazo de salida a esta gran noticia. 


Google, el medio ambiente y los negocios

Según un último informe publicado por Google, el precio de las energías renovables ha disminuido hasta un 80% durante los últimos seis años. A su vez, la necesidad por cuidar el medio ambiente adquiere una mayor importancia para la empresa de Silicon Valley teniendo en cuenta que dispone de oficinas en casi 150 ciudades de 60 países diferentes, además de 13 centros de datos repartidos por todo el mundo

Con tal despliegue, no es de extrañar que Google se haya convertido desde hoy en el mayor comprador de energías solar y eólica de todo al mundo han gestionar un total de 20 transacciones de un total de 2.6 gigavatios que tendrán lugar a lo largo del 2017, convirtiendo a la gran G en un imperio 100% renovable. 

Estas transacciones no solo contarán con sus respectivos certificados de energías renovables, sino que permitirán a Google gestionar su energía a partir de recientes instalaciones de energía eólica y solar desde cualquier parte del mundo, si bien la empresa cuenta con plantas propias a fin de alimentar sus centros, o “nubes”, a la hora de permitir a sus usuarios navegar en la red.

Uno de los mejores ejemplos cabe encontrarla en la enorme planta fotovoltaica construida durante los últimos años en el desierto de Atacama (Chile) y conocida como El Romero. La planta, gestionada por la empresa española Acciona, es la más grande de toda Latinoamérica con 246 megavatios de potencia y una extensión que equivale a mas de 200 estadios de fútbol. La misma comenzará a funcionar a partir del próximo mes de enero, completando los planes de Google por ser una empresa totalmente sostenible. 

Estos 2.6 gigavatios alcanzados,  Google supera los 5.7 terabites de energía renovable alcanzados por la empresa en 2015, cubriendo un 44% de sus energías eléctricas durante el mismo período. Si a ello sumamos el hecho de que las energías renovables son cada vez más económicas, los motivos de Google no solo engloban la necesidad medioambiental, sino también un objetivo puramente empresarial.

Publicar un comentario

 
Top