La eficiencia energética y el respeto por el medio ambiente representan dos de los objetivos a alcanzar por las principales innovaciones tecnológicas del momento, sobre todo las relacionadas con los sistemas de aire acondicionado.


En este último campo, en particular, se ha incorporado un novedoso refrigerante que está dando que hablar, el gas R32. Se trata de un gas refrigerante que es considerado más eficiente y, a la vez, menos contaminante que sus predecesores, puesto que no produce daño alguno a  la capa de ozono.

La utilización de este componente en los nuevos aparatos de refrigeración comenzó a raíz del  reglamento europeo sobre los gases fluorados de efecto invernadero. Esta regulación, por cuestiones netamente medioambientales, plantea el reemplazo de los gases fluorados, como por ejemplo el R410A, por otros inocuos, debido al efecto de los mismos sobre el calentamiento del planeta a nivel global. Para ello, se estableció un período de transición que comienza en 2017 y que se extenderá hasta el año 2030.

Esto ha hecho que las principales marcas de aires acondicionados que existen en el mercado, se hayan comprometido a cumplir con dicha normativa, a firmar un compromiso de cuidar el medio ambiente y se inclinaran por comenzar a vender una innovadora gama de equipos que funcionan a base del novedoso gas R32.

Características del R32

Una de las principales características del gas R32, es la eficiencia energética, dado que su empleo conlleva la reducción de aproximadamente un diez por ciento del consumo de energía, lo cual se traduce en un importante ahorro en la economía de los hogares.

Por otro lado, también es importante destacar el impacto negativo sobre el medio ambiente que producen los equipos que funcionan a base de este gas refrigerante, el cual es un 75 por ciento menor en comparación con el producido por los aparatos de anteriores generaciones de aire acondicionado.

Ese es el motivo principal por el cual el gas R32, se encuentra bajo la clasificación de refrigerante A2L y ha sido catalogado como el más respetuoso con el entorno, contribuyendo así con un ambiente sostenible. En otras palabras significa que se trata de un refrigerante que prácticamente no es inflamable ni tóxico. Aportando, de esta manera, mayor seguridad a la gente en su hogar.

Su transmisión térmica, además, es de mayor eficiencia debido a que cada equipo necesita una menor cantidad de refrigerante. Para ser más específicos, se habla de una reducción de 30  por ciento de gas por equipo.

 Es por eso que no produce efectos contaminantes sobre la capa de ozono, cumpliendo así con las estrictas normas ambientales existentes en la Unión Europea.

El conjunto de estas características que ya hemos mencionado son las que en definitiva posicionan al R32 como un gas respetuoso con la sostenibilidad del entorno.

En definitiva, es posible afirmar que gracias al uso del gas refrigerante R32 los consumidores tendrán la posibilidad de gozar de un mayor confort en su hogar, con equipos de primera línea, gastando menos dinero y cuidando más el planeta.


Publicar un comentario

 
Top