El 2015 pasará a la historia como el año en el que las energías renovables se consolidaron en todo el mundo superando al consumo de carbón. Buenas noticias para el despliegue sostenible y unos próximos cinco años en los que lo renovable seguirá imponiéndose en todo el mundo a pesar de esos muchos logros aún por hacer a la hora de vencer al cambio climático.

Futuro verde


Según la Agencia Internacional de la Energía (AIE), en 2015 se alcanzaron 153 gigavatios de consumo, lo cual supone un crecimiento del 15% en energías renovables en comparación al año anterior. Un dato que convierte las energía renovables en "la mayor fuente de energía mundial por capacidad instalada" por encima de otras como el carbón. 

De esta forma, la AIE ha previsto un aumento del consumo de energías renovables del 23 al 28% de aquí a  2021, siendo Estados Unidos, India, China, México, Brasil o especialmente Japón los países que apostarán por su incremente. De hecho, parte de las generaciones del pasado 2015 debemos agradecérselas a Estados Unidos, si bien China continúa siendo el mayor país a la hora de generar energías renovables, suponiendo un 36% de la generación mundial total.

No obstante, la AIE no ha dudado en afirmar que, a pesar de este buen dato, aún falta por conseguir logros más definitivos a la hora de luchar contra el cambio climático, odisea que dependerá de la atracción de empresas hacia la inversión de en energías renovables y también el costo de las mismas. Este último aspecto goza de gran optimismo, ya que se estima que el precio de la energía solar descienda un 25% y la eólica un 15% para 2012, aunque no es seguro. 

Al día se instalan 2.5 turbinas eólicas y medio millón de paneles solares en todo el mundo, cifras registradas en 2015 y que confirman no sólo una mayor concienciación por parte del mundo respecto a las energía renovables, sino también en un incremento que ya ha superado al carbón, cuyo aumento en los próximos años sería tan sólo el 3 al 4%, lo cual debilita su consumo en comparación al auge de las energías verdes.

Con esta premisa, el mundo tiene cada vez un mayor optimismo vertido en el aumento de unas energías renovables que necesitan de la suficiente inversión, difusión y políticas para poder salvar al planeta mucho antes de lo que creemos. 

Publicar un comentario

 
Top