La construcción del famoso muro entre México y Estados Unidos prometido por Donald Trump desde que se coronase candidato del Partido Republicano podría convertirse en una perturbadora realidad si el famoso empresario venido a político resultase coronado presidente el próximo mes de noviembre. Una construcción que, a su vez, destruiría parte de la naturaleza y especies en extinción que cohabitan entre ambas fronteras

Las otras víctimas del muro de Trump



Según han reportado varios expertos durante los últimos días, entre ellos el Dr. Clint Epps, biólogo de la Universidad de Oregón, la construcción del muro entre México y Estados Unidos por Donald Trump podría arruinar la perpetuidad de diversas especies animales y vegetales que moran entre ambas fronteras desde hace más de 20 millones de años.

Entre ellas, el correcaminos, el cactus saguaro, el oso negro o el ocelote serían algunas de las especies afectadas, si bien la peor parte se la llevaría el jaguar norteamericano, especie declarada en especie de extinción cuya perpetuidad genética pasaría por el apareamiento entre un jaguar macho de la frontera estadounidense y una hembra de la mexicana incapaces de encontrarse. Animales que verían alterados sus procesos de apareamiento de construirse esta ofensa al hombre y la naturaleza entre ambos países. 

Pero no todo queda ahí, ya que entre otros impactos que podría ocasionar esta construcción estaría el desbordamiento de cuencas hidrográficas entre ambas fronteras, las cuales inundarían las zonas en las que coexisten todas estas especies. Otros ejemplos más concretos sería el final de la migración del búho pigmeo, el cual sobrevuela a baja altura o la interrupción de la polinización entre diversas especies. 

“Algunas especies como los borregos cimarrones tienen gran presencia a ambos lados de la frontera. Dependen de la libertad de movimientos para mantener su diversidad genética y para poder recolonizar el hábitat donde han sufrido extinciones locales”, añadía Epps.

La construcción de un muro de más de 3.200 kilómetros (recordemos que la frontera actual está vallada en un total de 1300) entre México y Estados Unidos sería el primer golpe de un Donald Trump coronado como favorito del Partido Republicano. Confiemos en que las elecciones de Estados Unidos, las cuales se celebran el próximo mes de noviembre, sean encauzadas en el camino correcto y podamos seguir hablando de la libre migración de todos los seres vivos entre ambas fronteras. 

Lugares caracterizados por unas ricas fauna y flora cuyos destinos, trazados a lo largo de la historia, se verían arruinados por la decisión de un líder ante cuyos ideales medio mundo ya ha protestado, desde activistas hasta artistas, de políticos a empresarios. 


Publicar un comentario

 
Top