Durante los últimos años la creación de huertos ecológicos urbanos han trasladado a la gran ciudad viejas prácticas en forma de parcelas de naturaleza cuyos beneficios son más de los que cabría imaginar en un principio. Es por ello que plantearse sembrar algunos brotes o iniciarse en ese huerto urbano junto a otros vecinos pueden ser buenos puntos de partida a la hora de experimentar los muchos beneficios que aporta un huerto urbano tanto a nosotros como al mundo.


Productos saludables

Ya de forma colectiva o privada, el hecho de cultivar frutas y verduras por nuestra propia cuenta se traduce en la producción de alimentos que sortean los muchos procesos químicos a los que están expuestas los productos de importación. Un beneficio que nos aporta mejores sabores, productos más saludables y, en definitiva, una total ausencia de química


Sociabilidad

Si decides participar en un huerto urbano vecinal verás como cultivar y recoger alimentos se convierte en una genial forma de sociabilizarte con otras personas en un entorno único, aprendiendo a tomar decisiones de forma colectiva, beneficiándose mutuamente de varios conocimientos y estableciendo una pequeña gran revolución. 


Mejores mentes

Los conocidos como huertos terapéuticos han comenzado a ser implementados en geriátricos o residencias sociales a fin de que sus miembros puedan interactuar con la naturaleza, mejorar la concentración y sociabilizarse en espacios tan acertados como son los huertos urbanos. Además, el hecho de cultivar por nuestra propia cuenta mejora otras capacidades como la concentración además de reducir el estrés.

Beneficio económico

Poder vender o comercializar los productos que nosotros mismos cultivos se convierte en un beneficio económico que aunque no sea desorbitante en un primer momento siempre contenta a los bolsillos ajustados (los nuestros) y paladares exigentes (los del cliente). Además, la calidad del producto siempre puede ser una razón más que mejor para venderlos a un precio competitivo. 

Respeto por el medio ambiente

La presencia de los huertos urbanos en grandes ciudades aportan muchos beneficios al medio ambiente. El primero de ellos reside en  la reducción del índice de carbono y por lo tanto el frescor que provoca en el entorno al mismo tiempo que se recuperan espacios erosionados, se reutilizan recursos y fomentamos el valor estético de la ciudad. 

Los muchos beneficios que aporta un huerto urbano abarcan casi todos los aspectos de una sociedad para la que el medio ambiente o la salud mental y física son vitales para afrontar la vida desde perspectivas más sencillas, más necesarias. 

Publicar un comentario

 
Top