Cuando pensamos en los problemas del medio ambiente solemos creer, de forma involuntaria, que nosotros no tenemos esa capacidad para cambiar el mundo, que los gobiernos y empresas deberían tomar la total responsabilidad de un problema que nos atañe a todos. Sin embargo, si lo pensamos fríamente descubriremos que estas 5 acciones sostenibles que podemos introducir en nuestra rutina nos convierte en rocas de una montaña posible de levantar. 


Productos de limpieza ecológicos


Los productos de limpieza que solemos utilizar en casa pueden producir desde problemas en el medio ambiente hasta otros que atañen a nuestra propia salud, véase enfermedades e incluso problemas reproductivos. Comenzar a preparar nuestro propios productos con elementos naturales como limón, vinagre o aloe vera pueden convertirse en una buena opción para reinventar nuestros hábitos domésticos. 

Reciclar


El reciclaje es otra asignatura pendiente en muchos países para cuyos ciudadanos resulta más fácil verterlo todo en un mismo cubo. Comenzar a reciclar según el tipo de residuo, ya sea cristal, papel o componentes orgánicos conllevan una mayor facilidad para los servicios de reciclaje al mismo tiempo que contribuimos a un cese del gasto de recursos naturales. 

Nada de bolsas de plásticos


El plástico puede tardar siglos en degradarse, quedando incrustado en la naturaleza e incluso sirviendo como alimento para los animales, de ahí que sustituir el consumo de bolsas de plásticos por la utilización de bolsas de tela, por ejemplo, supone no contribuir a la producción de estos elementos nocivos para la naturaleza. 

Plantar algo


Montar un pequeño jardín urbano en nuestro jardín supone dar vida a nuevos recipientes de oxígeno y como tal una reducción de la contaminación en la atmósfera. Posiblemente tu planta por sí sola no cambie el mundo pero sí contribuye a crear un abanico de posibilidades sostenibles más necesario que nunca en el que los residuos superan las buenas intenciones medioambientales.

Viajar de forma sostenible


Durante las vacaciones los residuos que lucen en las playas, los bosques que son quemados o los entornos contaminados por los vehículos a motor suponen el peor escaparate de una actividad que no tratamos de cambiar. Comienza tirando las colillas a la basura, optando por la bicicleta (o tus pies) y asegúrate de no hacer fuego en lugares en los que no está permitido (como mínimo). 

Estas 5 acciones sostenibles que podemos introducir en nuestra rutina permitirán que uno a uno podamos luchar contra los problemas medioambientales que asolan un planeta enquistado por la contaminación, los residuos y los malos hábitos. 

Publicar un comentario

 
Top