2016 es el año de Donald Trump, especialmente en lo que respecta a las perlas que el candidato más popular del Partido Republicano lleva soltando desde el pasado verano. Muros entre México y Estados Unidos, ilegalización del matrimonio gay o la gran mentira que supone el cambio climático son algunos de los pensamientos que Donald Trump ha expresado en voz alta durante los últimos meses.


El candidato escéptico

Desde que el pasado verano Donald Trump se presentase a candidato del Partido Republicano de cara a las Elecciones de Estados Unidos de 2016, el mundo de la política se ha visto azotado por ese huracán que apunta a dar la vuelta a todos los "logros" que los estadounidenses creían haber conseguido mediante declaraciones que no a todos han gustado y que abarcan desde la inmigración hasta la economía, las vacunas, la competencia extranjera, la homosexualidad y, también, el cambio climático.
Las declaraciones de Donald Trump afirmando que el calentamiento global es un invento de los chinos para ganar puntos en el mercado internacional y restar competitividad manufacturera a los Estados Unidos venían de mucho antes, si bien las declaraciones ha cobrado mayor fuerza durante un último año.
Fue durante el invierno de 2014 la tormenta helada Hércules asoló parte de los Estados Unidos en la que fue una de las estaciones más frías que se recuerdan en los últimos años y  anunciándose temperaturas históricas en algunos estados. Una ocasión que Donald Trump aprovechó para decir en Twitter que " esta gran mierda del cambio climático tenía que parar. Se están registrando récords de temperaturas bajo 0 y los científicos del calentamiento global están clavados en el hielo".
Una primera declaración que no gustó a unos científicos convencidos de la importancia de la lucha contra este fenómeno, el cual provocó que el pasado 2015 fuese el año más caluroso de la historia. Una odisea cuya importancia es vital, tal y como demuestran las diversas medidas iniciadas por varios países para frenar las emisiones de gas metano o potenciar el proceso carbono neutral de cara a los próximos años, siendo Costa Rica el más predispuesto a reinventar su política ecológica.
Sin embargo, siguen existiendo personas como Trump cuya opinión acerca del cambio climático se resume a un "negocio" o "una forma no limpia de aumentar los impuestos".
Pero no se trata del único, ya que otros líderes como Vladimir Putin también afirmó que el cambio climático es "un invento de Occidente para restar credibilidad a Rusia como potencia económica".
Cada uno con lo suyo.

Publicar un comentario

 
Top