Conocer Canadá - Por hacer:

Al igual que existen ciudades en las que el olor a vertedero, las basura acumulada o la emisión de combustible es desmesurada, en el mundo existen otros muchos lugares que han hecho sus deberes y se han propuesto convertir sus calles, parques y viviendas en ejemplos de sostenibilidad gracias al reciclaje o el uso de energías renovables. El mejor ejemplo de todos ellos es Calgary, en Canadá, la ciudad más limpia del mundo.


Biodiesel, reciclaje y otros aciertos


En la provincia canadiense de Alberta yace la ciudad de Calgary, productora del 48% de emisiones de gas y biodiesel del país y ciudad más limpia del mundo según el último estudio de Mercer Global Financial. Un logro que responde a las numersas medidas y proyectos sostenibles impulsados por esta ciudad durante los últimos años.

El motor principal de esta odisea verde ha sido, sin lugar a dudas, la presencia del proyecto Too Good to Waste, mediante el cual el ayuntamiento de Calgary incita al reciclaje y a alejarse del uso de los vertederos. Con esta iniciativa, Calgary pretende reducir la existencia de vertederos al 80% para 2020.

El cigarrillo es otro de los enemigos de la ciudad de Alberta, siendo de más de 1000 euros las multas por tirar colillas al suelo.

A su vez, la web Green Calgary, un proyecto caritativo surgido como apoyo a esas otras medidas, aconseja al ciudadano acerca de cómo respetar el medio ambiente, conocer los recipientes de reciclaje para cada tipo de envase o reinventar su estilo de vida desde la utilización de productos de limpieza ecológicos hasta el uso del agua potable.

En lo que a energías renovables se refiere, Calgary ha aprovechado su condición de productora de biodiesel para inyectar más de un buen hábito en lo que se refiere al transporte público, medio más impulsado entre los ciudadanos y el mejor ejecutor de biodiesel del país. Al mismo tiempo, el uso de la bicicleta se ha convertido en un must en la ciudad canadiense.

Por último, el buen clima de Calgary ha permitido que el uso de paneles solares alcance la capacidad de 94 megavatios y el de la energía eólica una capacidad de producción de 656 megavatios.

Todo un logro para esta ciudad que aprovecha sus recursos más sostenibles para educar a la población y, de paso, aportar su granito de arena a un mundo que necesita más iniciativas como estas que nunca.

Publicar un comentario

 
Top