El 16 de septiembre se celebra el Día Mundial para la Conservación de la Capa de Ozono. Este día se celebra desde el año 1995, cuya decisión fue tomada por las Naciones Unidas con un objetivo principal: sensibilizar a la opinión pública sobre este problema, tan importante para la Fundación Biodiversidad.


El ozono, por su parte, es una forma especial de oxigeno que constituye una parte muy pequeña de la atmosfera pero cuya presencia es esencial para el bienestar humano. La mayor parte de este ozono se encuentra en la estratosfera que contiene el 90% de todo el ozono en la atmosfera.
El ozono se encarga de absorber parte de la radiación ultravioleta del Sol, que resulta muy dañina para la tierra. Aunque, por el contrario, el exceso de ozono en la superficie de la Tierra que se forma de los contaminantes puede considerarse perjudicial para los seres humanos, plantas, animales y, en general, para la Tierra.
Hace ya más de diez años, en el año 1995, la Asamblea General de Naciones Unidas decidió proclamar esta celebrar. De esta forma, se encargaría de conmemorar a través de la celebración de este día, el día en que se firmó en Montreal, en el año 1987, el protocolo relativo a las sustancias que agotan la capa de ozono (resolución 49/114, de 19 de diciembre. Además, se propuso a todos los Estados miembros que dedicaran ese día a la promoción de actividades relacionadas con los objetivos del protocolo y sus enmiendas. Con todo esto, se pretende concienciar a la población sobre la protección de la capa de ozono, tan importante en nuestra sociedad.
Este día invita a todos los Estados a que lo dediquen a la promoción de actividades relacionadas con los objetivos del Protocolo. La capa de ozono, por su parte, es una capa frágil de gas que protege a la Tierra de la parte nociva de los rayos solares y, por consiguiente, ayuda a preservar la vida en el planeta.
Poco a poco, y gracias a la sensibilización de la sociedad y de las grandes empresas, se están consiguiendo eliminar los usos de sustancias y componentes que agotan el ozono. Además, también han contribuido a las iniciativas mundiales dirigidas a hacer frente al cambio climático. También están más concienciadas en proteger la salud humana y los ecosistemas reduciendo la radiación ultravioleta tan dañina para la Tierra y que llega cada vez más.
Conforme avanzan los años, gracias a la Fundación Biodiversidad y todos los organismos sensibilizados con este problema, además de la mayor parte de la sociedad, se están logrando cumplir algunos de los objetivos de eliminación de sustancias y componentes que agotan y rompen la capa de ozono, tan valiosa para la tierra.
Aunque se están tomando todas estas medidas, siguen existiendo retos para la eliminación de esas sustancias.
La Fundación Biodiversidad, aun así, siguen existiendo retos para la eliminación de esas sustancias y aun queda mucho camino por recorrer.


Publicar un comentario

 
Top