Dicen que ha empezado la cuenta atrás. Según se ha calculado, a partir de mediado de este año nuestro planeta no puede abarcar a la cantidad de humanos que hay. Las fuentes naturales, la agricultura, la necesidad de agua, la capacidad de asimilar la contaminación generada… a partir del 2015 empezamos a estar hipotecados con la Tierra.

Un aviso necesario


El estudio en el que se basa la afirmación de la situación a la que se ha llegado se publicó hace años y era un importante aviso para los gobernantes. El problema no está en la cantidad de población, sino en el modo en el que avanzan las sociedades, su desbocado consumo, la falta de medidas medio ambientales y los combustibles usados.

El auge de países asiáticos como China o la India, tanto en población como en construcción, ha propiciado una rápida aceleración del consumo natural que se realiza. Junto a esto, pocos avances se han hecho en materia ecológica a nivel occidental más allá de unos contados países que han aprendido a utilizar energías renovables y que esperan valerse de ellas al 100% en unos pocos años.

¿Y ahora?


Tal y como se avanzó en el estudio, las consecuencias de esta barrera sobrepasada no se verán en un futuro muy próximo, pero de aquí a una década las cosas habrán cambiado en nuestra forma de actuar. El cambio climático está siendo más evidente en este último año y Estados Unidos empieza a sufrir preocupantes sequías, pero existen otros problemas que se harán evidentes, como la falta de materiales para algunos componentes eléctricos o el abastecimiento de algunos alimentos.

Es difícil hablar del tema sin ponerse catastrofistas, pero queda esperar que los anuncios realizados sean tomados en serio y empiece a hacer cambios para que nuestra estancia aquí sea más sostenible.

Publicar un comentario

 
Top