En los últimos tiempos ha dejado de ser extraño el ver a vehículos aparcando solos. Con los avances tecnológicos y unos años de prueba, se pueden comprar en el mercado coches que realicen esta clase de maniobras de forma autónoma. Para que conduzcan solos aún falta tiempo, pero semanalmente se pueden leer artículos sobre pruebas que se están realizando y los avances que existen.

Conducción autónoma es ahorro de combustible


La conducción autónoma por parte de los vehículos ayudará al medio ambiente. Se tratará de vehículos eléctricos que se guiarán con velocidad continua, estabilidad y el máximo ahorro posible. Todavía faltan años para poder verlos fuera de espacios controlados, pero los ingenieros trabajan con ahínco en distintas compañías para ser los primeros en poner a la venta un coche capaz de manejarse solo por ciudad.

Google es una de las compañías que más fuerte están apostando por estos vehículos y ya se atreve a sacar alguno de sus vehículos por Silicon Valley. Si hace unos días se hizo viral un vídeo donde se podía ver como dos de estos coches casi tenían un accidente, ya llama la atención verles manejarse sin nadie dentro.

Autonomía de 160 kilómetros


De momento esta es la autonomía que tienen estos vehículos eléctricos. La velocidad a la que están preparados para moverse por centros urbanos –lugar preferente y al que están destinados los coches de Google- es de 25km/h a 40km/h. Y no han tenido más percances que algunos roces. Esperan poder recorrer miles de millas más por zonas vigiladas o muy controladas para ir optimizando los sistemas y las preferencias que tomarán estos vehículos ante imprevistos incalculables, como puede ser que un coche conducido por un humano intente chocarles. Pero la verdad es que basta con ver un vídeo de los publicados para imaginar que en unos años no hará falta conducir.

Publicar un comentario

 
Top