Cuando pensamos en hogares eficientes que reduzcan el consumo de la luz siempre creemos que en nuestro hogar no se pueden hacer estos cambios. Es verdad que en una casa que se construye desde cero siempre será más fácil adaptarla para que ahorre en el consumo de la luz, pero con una reforma eficiente se pueden conseguir muchos avances que reduzcan la factura a final de mes y conseguir así una casa mucho más respetuosa con el medio ambiente.


Son varias las acciones que se podrían realizar en una reforma eficiente. Un claro ejemplo es la apertura de ventanales en los lugares de la casa donde más de el Sol. De esta forma se consigue que entre más luz (con lo que se reduce el consumo de luz artificial) y que nuestra casa está más caliente en verano, reduciendo así el consumo de calefacción.

La instalación de ventanas que impidan la entrada de aire de la calle también es otra medida que ayuda, considerablemente, a reducir el consumo de electricidad pues no habrá que enchufar radiadores para caldear el ambiente.

Obviamente no todas las empresas pueden realizar este tipo de cambios en nuestra casa. Lo ideal sería contratar a una empresa de reformas que haya trabajado ya en casas que buscaban ser más eficientes en lo que a consumo de energía se refiere.


Estos cambios en nuestra casa pueden ser una buena idea para reducir el consumo de energía, ser más responsables con el medio ambiente y, también, para facilitar el alquiler o venta de nuestra segunda residencia. Si tenemos esto como objetivo, nos ayudará a venderla y a diferenciarnos del resto de viviendas. De hecho, muy pronto será obligatorio indicar cómo de eficiente es la casa que estamos alquilando o vendiendo.

Publicar un comentario

 
Top