Multitud de las llamadas ecoaldeas, poblaciones pequeñas que apuestan por la sostenibilidad y las energías renovables en un intento de no importar energía exterior, están siendo analizadas por el proyecto europeo Origin (Orchestration of Renewable Integrated Generation in Neighbourhoods) para conocer los hábitos de consumo y sus necesidades reales que tienen de energía.

Para sacar datos concluyentes se están estudiando ecoaldeas en distintos puntos geográficos y ecosistemas para poder contrastar la información recibida. No solo se tiene en cuenta el uso de la energía, sino de dónde la reciben (eólica, bioenergía, solar…) y cuánto tiempo llevan funcionando como población sostenible. El estudio es a largo plazo y su objetivo es la búsqueda de taras en sus sistemas. Se tiene especial interés en ver los picos de consumo, cómo evitar la necesidad de importar energía y hasta qué punto la población actúa empujada por la situación energética del momento: si amolda su horario de lavadoras, por ejemplo, al momento del día con mayores picos de energía.

Widget personalizado.

La finalidad será conseguir el autoabastecimiento total. Para ello se trabaja en software capaz de filtrar la avalancha de datos y aportar posibles soluciones mediante la propuesta de distintos proyectos. Uno de ellos es el reparto de widgets personalizados a los residentes donde se les indique en un sencillo gráfico los picos de energía que recibe la ecoaldea para que ellos decidan si es el momento adecuado de poner la lavadora o ir calentando la casa. De este modo se tratará de ayudarles a optimizar el abastecimiento energético y cumplir con los objetivos principales de las ecoaldeas.

Quedará por ver si esta información podrá ser exportable al exterior y las grandes poblaciones. En previsión de futuros problemas de abastecimiento energético, el siguiente debate será si esta clase de estudios resultan de interés o necesaria utilización.

Publicar un comentario

 
Top