Ahora  que ha vuelto el frío y nos volvemos a asustar con la factura de la luz que llega a final de mes, mucho se preguntan cómo pueden ahorrar más con la calefacción. A nadie le gusta pasar frío y queremos tener la casa a nuestro gusto en todo momento, pero esto es imposible en muchas zonas de España o en edificios antiguos, así que debemos recurrir a medidas que ayuden a atenuar el gasto mediante el ahorro en calefacción.

Consejos para optimizar.

Lo primero es lo más evidente, a ser posible se debe mejorar el aislamiento en ventanas y tener instalado un termostato. Una buena instalación es lo básico para no andar desperdiciando el calor.
A ser posible, busque un termostato que se pueda programar. A nadie le gusta llegar a casa y encontrarla fría, del mismo modo que tampoco estar esperando a última hora para apagarla. Una programación eficiente puede hacer que nos quitemos la preocupación y ahorremos. Por ejemplo, podemos programarla para que se desactive media hora antes de acostarnos, y ahorrar ese tiempo.
La calefacción más eficiente son los radiadores de agua de toda la vida. Aunque tengamos otra clase de calefacción, estos son los más cómodos y de mayor ahorro.
En casos desesperados, cuando el frío se cuela por las paredes, se puede aumentar el aislamiento con planchas de poliuretano. Bloquean el frío exterior y no son demasiado caras de instalar.
.
En la cama, más vale tener un nórdico o mantas que dejar enchufada la calefacción. Un gasto de unos cuantos euros nos puede ahorrar mucho dinero. Parece obvio, pero todavía hay quien pone la calefacción por la noche para no pasar frío.
Ahorrar en gasto y energía también es bueno para el medio ambiente, este invierno no podemos olvidarnos de actuar con la cabeza para prevenirnos del frío.

Publicar un comentario

 
Top