En su intento de promover las energías verdes y premiar el ahorro energético, la provincia de Buenos Aires ha decidido crear una distinción ambiental para los hospedajes que muestre el compromiso ambiental y una aplicació nde las últimas tecnologías en ecología. Aunque queda en la mano de cada alojamiento el promocionar esta distinción y aplicar las medidas que se solicitan para conseguirla, nos parece una medida muy interesante.

Pequeños detalles que ayudan.


Por un lado está lo evidente: la localización del hotel, la limpieza y el reciclaje de los desechos, la obtención de energía mediante tecnologías como las placas solares… pero también existen otra serie de mecanismos que logran un óptimo ahorro energético y se premian: los grifos de corte automático al apartar las mano, la reutilización del agua de ducha en la cisterna, detectores de movimiento para accionar las luces… Esta clase de tecnología que solo se suele aplicar en hoteles de alto nivel también son viables en apartamentos, cabañas o aparts.

Más concienciación que premio.


Si todas estas medidas pueden suponer una inversión para los alojamientos, la distinción no va acompañada de un premio monetario o mejor precio para la clientela. Se entiende que una gestión más sostenible provocará un ahorro de dinero y será óptimo a la larga.

La evaluación para conseguir la hoja verde valora el tratamiento del agua, de la energía, los residuos sólidos, el consumo específico y el entorno natural. Tras lo que puntuará con un formulario. Pero la calificación estará sometida a posteriores revisiones en las que se podrá cambiar su puntuación.

Para lograr los requisitos de esta distinción será necesaria la asistencia a “Talleres de Prácticas Sustentables” (ODPS y Secretaría de Turismo), donde se asesorará para conseguir las mejoras y la excelencia en cuestiones medioambientales. Sin duda una medida interesante y exportable a otros lugares del planeta.

Publicar un comentario

 
Top