Es complicado decidir si el futuro energético está en la energía solar, pero lo que sí se puede decir es que los últimos años ha sido una de las tecnologías que ha sufrido mayor avance. Los cálculos indican que a día de hoy un panel solar puede costar un 80% menos que cinco años atrás manteniendo o mejorando las prestaciones. La previsión para el próximo lustro es que el precio descienda otro 50%.

Como ejemplo, una planta situada en Sevilla e instalada por Enerpro tiene en este momento un megavatio conectado a la red y vende su electricidad al mercado como cualquier productor de energía convencional, pero afirma la empresa que el coste de esa energía es el más bajo del mercado. La empresa tiene otros proyectos en marcha y espera completar esa misma planta con 2,5MW, sus paneles son de un solo eje y esperan seguir mejorando en productividad.

Esta clase de empresas consiguieron el año pasado que la energía solar vendiese su electricidad al precio de mercado, alejada de cualquier subvención o ventaja sobre el resto de energías eléctricas. Un hecho histórico que la iguala al mercado y aleja cualquier fantasma o bulo sobre su productividad. En 2013 el 3,2% de la demanda eléctrica española, y junto a las demás energías renovables, se aportó la esperanzadora cifra del 42,4%. Teniendo en cuenta el crecimiento de las plantas solares y los proyectos que hay en marcha, si el gobierno lo desea es probable que esta cifra aumente considerablemente. Cuando todas las plantas planificadas estén construidas se calcula que podrá multiplicarse por 10 su aporte energético

A estos datos se deben sumar la viabilidad técnica y su estabilidad. Los apagones y averías son casi anecdóticos, y junto a la energía eólica han dado sobradas muestras de la confianza que se puede depositar en estas energías.

Dicen que la energía solar puede ser el futuro, en muchos países asiáticos se está realizando una fuerte inversión que está repercutiendo en nuestro mercado, los productos se abaratan y mejoran con rapidez. No se sabe hasta dónde se llegará y si cualquier previsión puede quedarse corta, pero no queda otra que ser positivo.

Publicar un comentario

 
Top