Hace apenas un par de meses que terminaron su viaje, un grupo de exploradores españoles ha creado un antes y un después en el sistema de transporte por tierras heladas.
Aunque a estas alturas la expedición y su éxito ya no son noticia no queremos que quede en el olvido este nuevo sistema de transporte por hielo que se ingeniaron los integrantes del equipo Tierras Polares.


Tienen mucha experiencia en viajes extremos a tierras donde hace mucho frío, hace ya más de 10 años que cruzaron la Antártida y anteriormente habían viajado varias veces a Groenlandia.
Su sistema de transporte es un original trineo impulsado por el viento que llevan más de 10 años perfeccionando


La primera expedición en la que tomó parte este Trineo de Viento fue en Groenlandia en el año 2000 aunque antes ya habían hecho pruebas en los Pirineos.

Ramón Larramendi, su inventor, cuenta que se inspiró en los primeros viajeros de la Antártida que habían intentado incorporar velas a los trineos, y viajar por hielo tal como hacen los barcos en el mar.
El primer aventurero que intentó conseguir esto fue Fridtjof Wedel-Jarlsberg Nansen, en 1888. 


Posteriormente se olvidó la idea y se empezaron a usar perros de forma masiva para mover los trineos, renos y otro tipo de animales resistentes al frío y con capacidad para tirar de un trineo.

Más tarde llegaron los vehículos motorizados como las motos de nieve, que es cierto que pusieron las cosas más fáciles a los habitantes de aquellas zonas pero empeoró a nivel de contaminación.

El equipo de Larramendi ha conseguido este verano viajar a través de toda la isla de Groenlandia de forma circular rodeándola por completo por tierras interiores. Es un reto que hasta ahora no habían conseguido y que ha supuesto el viaje por hielo más largo en una sola etapa. Este sistema de transporte no solo es eficiente sino que es cero contaminante.


El trineo de viento ha ido evolucionando a medida que las expediciones han puesto de manifiesto sus virtudes y sus carencias y el proyecto es cada vez más ambicioso. En la última modificación se ha convertido el trineo en un pequeño convoy de tres módulos y casi tres metros de largo impulsado por varias cometas. Un proyecto muy interesante, ¡enhorabuena!

Publicar un comentario

 
Top