Cada vez son más los artículos, sobre todo los electrónicos que están programados para dejar de funcionar pasado un tiempo en concreto. Si no los hacen de este modo son sus aplicaciones las que dejan de funcionar o simplemente se hacen aplicaciones nuevas, en el caso de terminales de teléfonos móviles, por ejemplo, que solo son compatibles con determinados modelos de teléfono. De este modo si quieres usar determinada aplicación, deberás cambiar el teléfono móvil. Esto ocurrió con Whatsapp no hace mucho en una de sus actualizaciones que ya no era compatible con las versiones más antiguas del iPhone.

A esto se le llama obsolescencia programada, se construyen con la intención, no sólo de que no duren para siempre, sino de saber cuándo van a dejar de funcionar.

La gente más mayor lo sabe y lo tiene claro, los coches duraban más antes, podías comprarte un coche y que durara toda la vida.

El problema que ven muchos en la obsolescencia programada es que las nuevas tecnologías superan a las actuales y pronto las desplazan, por tanto no es tan raro que una aplicación móvil, solo funcione con unos determinados modelos, posiblemente el nuevo modelo tiene unas características que hace que tengan que diseñar las aplicaciones de forma distinta. Esto se hace, con la intención de que los usuarios que no son adictos a las nuevas tecnologías y que pueden esperar a comprar el nuevo modelo a que se estropee el que tiene, tengan más razones para cambiarlos ya que pierden operabilidad.

Pero como decía, una cosa son las nuevas tecnologías o aparatos electrónicos, que es normal que se vayan quedando obsoletos pronto y otra cosa muy diferente son los fallos mecánicos que se producen en los vehículos, cuando hace unos años no ocurrían. Con todo lo que se sabe ahora, ¿cómo puede ser que los coches no duren para siempre? Hace unos años pasaba.

En todo esto pensaba Benito Muros, presidente de una asociación llamada "Sin Obsolescencia Programada) (SOP), que además es presidente de una empresa llamada OEP Electrics, cuando se inspiró en una bombilla que en 2011 cumplió 110 años encendida.

La bombilla que dura para toda la vida ya está a la venta, se llama iwop, promete ahorrar hasta un 92% en la factura de la luz y además durar toda la vida, por lo que sólo tendrías que comprar una por cada punto de luz.

Publicar un comentario

 
Top