Con septiembre a la vuelta de la esquina, muchos seguro que ya están pensando en comprar los libros de texto de cuarto de primaria o del resto de cursos. Comprar los libros con tiempo es una buena decisión ya que se consigue ahorrar mucho dinero. Como en todo, si lo dejamos para el último día, tendremos que soportar las largas colas, que no haya libros y que además no haya ningún tipo de ofertas o promociones como las que podemos encontrar ahora.

Pues bien, suponiendo que ya tenemos nuestros libros vamos a dar una serie de consejos para forrar libros y conseguir que duren más. Yo he utilizado unos libros de texto de tercero de primaria que es el curso de mi hija. Pero como digo este sistema vale para cualquier libro. Es verdad que conforme aumenta la edad del alumno, los libros suelen ser más grandes pues hay más contenido. Pero diría que hasta es más fácil forrar un libro de texto de sexto de primero que uno de primero, pues al ser más grande es más fácil maniobrar con él.

Lo primero que hay que hacer es disponer de los elementos que necesitamos para poder forrar nuestros libros. Necesitaremos lo siguiente:

·   Tijeras de punta redonda, sobre todo si nos van a ayudar nuestros hijos que no sean muy punteagudas
·       Plástico para forrar libros
·       Celofán
·       Etiquetas, para colocar el nombre en la portada y que cada niño sepa cuál es su libro
·       Otros elementos si queremos ser creativos

Comienza el proceso de forrar los libros de texto


Llega el momento de empezar a forrar estos libros de mi hija. Lo primero que tenemos que hacer es medir el plástico para forrar libros utilizando el propio libro y dejando un margen de 3 cm a cada lado para doblarlo. Cortamos por la parte exterior de los márgenes y en función del tipo de plástico para forrar utilizado, pegamos a la tapa con celofán o con el propio adhesivo que lleva el plástico. No obstante, aunque lleve adhesivo, lo podemos reforzar con celofán para que siempre permanezca pegado.

Cortamos los sobrantes y listo, ya tendremos nuestro libro forrado. Ahora añadimos la etiqueta con el nombre y podemos poner stickers para hacer más divertido el libro. Sobre todo si nuestros hijos son pequeños y estamos forrando libros de texto para primero de primaria o segundo, les motivará mucho para tenerlos.

Como truco, si ves que el libro no cierra tras forrarlo, puedes ponerlo debajo de un baúl o de algo que haga peso. De esta forma conseguiremos que se cierre y quede perfecto para hacer uso de él a diario.

Si tienes un hijo que utiliza libros de texto de primerode ESO o posteriores, lo normal es que sea él quién se forre los libros. Ayúdale para que realice este proceso correctamente, pero llegados a esta edad deberá realizar por si solo todo este proceso.

Publicar un comentario

 
Top