El cambio climático afectará a la calidad del vino según ha puesto de manifiesto el estudio realizado por Neiker-Tecnalia, (Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario), junto con la Universidad de Navarra y la Estación Experimental de Aula Dei (EEAD) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). El estudio dirigido por Urtzi Leibar, ingeniero agrónomo, ha destacado que la variedad de uvas Tempranillo, la estudiada, a causa del cambio climático proporcionará vinos de menor calidad.

Esto de debe no sólo al cambio de temperatura sino también al aumento de CO2 y la disminución de la humedad ambiente. Las uvas, como respuesta a estos cambios, presentan menos cantidad de antocianos, lo que da lugar a vinos con menos color y sabor y aroma distintos. 

Para llevar a cabo el estudio se cultivaron vides de este tipo de uva en condiciones mucho más extremas que las que tienen ahora, unos los cultivaron con menos agua, otros con mayor temperatua y otros con condiciones de CO2 mucho más elevadas. En todos los casos se modifica el tiempo de recogida de la uva, la vendimia. La maduración de la uva se da en condiciones distintas y los frutos tienen distinto tamaño y color. 

Además en todos los casos aumenta el PH del vino, un factor importante a la hora de fermentar y envejecer el mosto, ya que cuanto más elevado sea el PH más difícil será conservarlo en óptimas condiciones.


Llevar a cabo este tipo de estudios no va a frenar el cambio climático pero sí que ayuda a determinar qué cambios se pueden esperar de las cosechas si varían determinados parámetros. Aprendiendo lo que ocurre cuando las plantas están sometidas a mayor sequía por ejemplo, se puede empezar a pensar cómo solucionar el problema cuando ocurra. Del mismo modo se tendrá que encontrar la solución para poder cultivar viñas de calidad con más temperatura y mayor contaminación. 

Publicar un comentario

 
Top