La llamada reforma energética propulsada por el gobierno afecta seriamente a las energías renovables, entre todas ellas el sector eólico es el más perjudicado.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), tras estudiar los recortes en las ayudas propuestos por el gobierno estima que la pérdida del sector eólico será de 608 millones de Euros, el 36,3% del total. Dato que, como veremos después, no parece en absoluto correcto al sector.

Desde el sector eólico se reclama que la pérdida real será de 1200 millones, algo totalmente injusto si tenemos en cuenta que el eólico es el principal productor de energía del país, y ya uno de los que menos subvenciones recibía.

La Asociación Empresarial Eólica (AEE) denuncia la falta de comunicación con el gobierno. El diálogo ha sido imposible y no se ha tenido en cuenta que el sector eólico es uno de los que contribuye a bajar la balanza de déficit del país gracias a la exportación de energía que es posible, gracias a la inversión en tecnología, entre otras cosas. España es exportador de tecnología, algo que posiciona a este país como uno de los primeros a nivel mundial tanto en producción como en desarrollo de tecnología.

Curiosamente, en Europa ocurre todo lo contrario, los diferentes gobiernos premian la producción de energías alternativas. Con la reforma energética lo único que se va a conseguir, a parte de un aumento de los precios finales de energía, que pagará el consumidor, es que se tengan que recortar las plantillas, deslocalizar las plantas productoras y, lo que es peor, es que muchas plantas eólicas se verán abocadas al cierre, ya que fueron construidas antes de 2005 y no percibirán ni un solo céntimo en ayudas.

Los cálculos ofrecidos por la AEE no son muy esperanzadores ya que cuentan que un 38% de las de las instalaciones eólicas dejarán de percibir ayudas y dependerán únicamente de los beneficios empresariales que obtengan con la comercialización de la energía producida. El resto del sector verá recortado un 50% aproximadamente las subvenciones que recibían. En total se estima que el sector eólico se lleva el 67% del total de los recortes

El sector se pregunta de qué ha servido ser el primer país a nivel mundial en tener la eólica como principal fuente de energía. Se teme que con estos recortes se va a perder competitividad y que van a hacer que muchas plantas eólicas se conviertan en inviables.


Publicar un comentario

 
Top